Portada | Asia - Pacífico | Las claves de las elecciones presidenciales en Indonesia

Las claves de las elecciones presidenciales en Indonesia

Celebración de las elecciones presidenciales en Indonesia celebradas en 2009.
Celebración de las elecciones presidenciales en Indonesia celebradas en 2009. Fuente: Josh Estey/AusAID – bajo CC BY 2.0 DEED

El día 28 de noviembre inició oficialmente la campaña electoral para la presidencia de Indonesia, en la cual se presentan tres candidatos principales, todos en fórmula de coalición multipartita. Estos son: Anies Baswedan, Ganjar Pranowo y Prabowo Subianto. 

El pistoletazo de salida para los comicios se da tras unas semanas de escándalos y litigios alrededor del todavía presidente de la República, Joko Widodo. A principios de octubre la figura del líder javanés se veía salpicada, por una parte, por el encarcelamiento del exministro de Comunicaciones, Johnny G. Plate, por la aceptación de sobornos en una trama de construcción de torres de telecomunicaciones; y por otra, por la candidatura a la vicepresidencia de su hijo, Gibran Rakabuming, en tándem con Subinato.  

Esta última ha generado una contundente polémica debido a que Rakabuming no presentaba los requisitos constitucionales para poder presentarse al cargo. Esto es, cuenta con 36 años de edad cuando la ley requiere un mínimo de 40 años para poder ocupar la vicepresidencia del país. Dicho movimiento no tardó en ser judicializado, teniendo la decisión última el Tribunal Constitucional de Indonesia. Sin embargo, la intervención del poder judicial no hizo más que acrecentar la controversia. El motivo: un veredicto que permitía la candidatura del hijo del mandatario tras una modificación a conciencia de las normas electorales. 

El calificativo de “a conciencia” fue empleado por un “consejo de ética” que decidió destituir a Anwar Usman, presidente del Tribunal Constitucional y cuñado de Joko Widodo, al ser acusado de no abstenerse en una votación en la que claramente sus intereses personales podrían colisionar con el “interés nacional” y favorecer a su sobrino político. 

Los candidatos presidenciales en Indonesia

Tras las turbulencias, el proceso democrático ha iniciado su curso, enfrentando a tres perfiles completamente divergentes en un contexto global y regional cada vez más accidentado. Así, el gigante del sudeste asiático deberá escoger en 2024 entre tres proyectos políticos que dibujan los siguientes bocetos de lo que puede ser Indonesia durante los próximos cuatro años. 

En primer lugar, Prabowo Subianto, líder según las encuestas más recientes, ha permanecido inmóvil en su puesto de ministro de Defensa mientras sus rivales han iniciado una gira por el país. Esto resulta indicativo del proyecto de país que representa Subianto: el continuismo político con las estructuras emergidas de la Revolución Indonesia.  

Para ampliar: El Tablero africano (VI): La República de Indonesia

El líder del Partido Movimiento Gran Indonesia (Gerindra), formación considerada como el “ala derecha” en el panorama político indonesio, actúa a su vez a modo de máximo exponente de la clase política indonesia en estas elecciones. Subianto, javanés y profundamente musulmán, es el nieto de Margono Djojohadikusumo, un aristócrata proveniente de Java Central que fungió como presidente del Banco Negara Indonesia, así como de alto funcionario para la administración de Sukarno. Desde dicha posición de privilegio, Subianto disfrutó de estudios en Occidente y de la aceptación entre los principales cuadros del ejército indonesio (ABRI) del general Haji Mohammad Suharto, dictador que dirigió el país entre 1968 y 1996. Bajo este régimen tendría un papel destacado tanto en la vida militar –participando activamente en las masacres en Timor Oriental– como en la civil, puesto que su mujer fue Siti Hediati Hariyadi, hija del propio mandatario indonesio.

Representante del ala islamista dentro de la dictadura, terminaría divorciándose cuando su suegro se hallaba acorralado por las protestas pro-democracia de finales de la década de 1990 bautizadas como Reformasi. Tras un corto exilio, trató en repetidas ocasiones alcanzar la presidencia mediante el partido Gerindra, una reformulación de lo que en su día había sido el Partido de los Grupos Funcionales (Golkar), pero libre del estigma que acarrea este por su vinculación con Suharto y los crímenes de lesa humanidad que se produjeron durante su mandato.

Con el paso de los años ha ido aumentando su influencia hasta pactar con Joko Widodo, que a cambio de su apoyo le ofreció el Ministerio de Defensa. En la actualidad, la conjunción de las influencias de Subianto y Widodo son sinónimo de una interpretación nacionalista e islamista tradicional de la filosofía Pancasila –ideología en la que se fundamenta Indonesia–, hecho que genera polarización y la duda de buena parte de los analistas sobre la viabilidad de este complejo equilibrio de poderes dentro de la coalición denominada Indonesia Avanza.   

En segundo lugar, a modo de antítesis de Prabowo Subianto, se erige Ganjar Pranowo. Ambos, pese a compartir fe y origen étnico, representan extremos opuestos de la sociedad javanesa, así como de la interpretación de la filosofía Pancasila. Ello agudiza al tiempo que refleja las tensiones que asolan a la sociedad indonesia desde la caída de Sukarno y la “Masacre de Indonesia” (1965-1966). 

Pranowo, en el primer día de campaña, ha seguido la estrategia opuesta a Subianto. Ha iniciado la carrera por la presidencia en Merauke, la ciudad más meridional de la conflictiva provincia de Papúa, cercana a la frontera con Papúa Nueva Guinea, mientras que su candidato a vicepresidente, Mohammad Mahfud, la inició en Sabang, la localidad más occidental de la también contenciosa provincia de Aceh. Con esto, el candidato del Partido Democrático de Lucha de Indonesia (PDI-P) realiza un claro guiño al ideal de pluralidad reconocido por Sukarno en Pancasila.  

No es solo en dicha convicción en la que ambos contendientes presentan visiones y, en este caso, biografías opuestas. Si a Prabowo Subianto se le adjudica una todavía no probada responsabilidad en la represión en la Reformasi, el nacimiento político de Ganjar se dio precisamente en este movimiento estudiantil que lideró la oposición a Suharto.  

Para ampliar: Benny Wenda y Oridek Ap, líderes de Papúa Occidental: “Nuestra independencia fue robada. Indonesia reclamó nuestro territorio ilegalmente”

De este modo, presenta un perfil socialdemócrata al cual se le añade la categoría de “escalador social” debido a su procedencia humilde, hecho que pone nuevamente en tela de juicio el más antagónico de todos los principios de la teoría política Pancasila: la justicia social. Alrededor de la vinculación entre ambos se desarrolla un debate altamente polarizador debido a la cantidad de claroscuros que acumula su figura.

Por un lado, es considerado el ahijado político de Megawati Sukarnoputri, hija del presidente homónimo, la cual se halla en confrontación directa con el actual presidente de la República pese a formar parte los dos del mismo partido. Además tiene en su haber significativas sospechas de casos de corrupción, tanto en su etapa en la política nacional como en la regional. Por contra, consigue canalizar buena parte del descontento popular con las desigualdades socioeconómicas, como demostró durante su participación en el Comité Especial de Investigación sobre el rescate del Central Bank.  

Así, su gestión como gobernador de Java Central se caracterizó por los programas sociales, cuyos resultados, pese a ser positivos, se ponen en tela de juicio desde una perspectiva comparada y recaen sobre ellos constantes sospechas de corrupción y clientelismo. 

Prabowo Subianto, actual ministro de Defensa de Indonesia y candidato presidencial, durante su visita a Estados Unidos en agosto de 2023.
Prabowo Subianto, actual ministro de Defensa de Indonesia y candidato presidencial, durante su visita a Estados Unidos en agosto de 2023.

En tercer lugar, tras la contraposición de los legados de Suharto y Sukarno que se amaga tras la polarización afectiva que sobrevuela las elecciones del próximo año, asoma una tercera opción en las elecciones de Indonesia: la de Anies Baswedan. 

Baswedan no se entiende sin Yakarta, megalópolis en donde ha iniciado la campaña. Y es que, al igual que la urbe capitalina, su candidatura es al mismo tiempo una mezcla de todos los influjos provenientes del resto del archipiélago y del mundo como un particularismo. 

El candidato no es javanés, sino que pertenece a la etnia Betawi, un grupo étnico surgido de la mezcla entre otros durante la colonia neerlandesa. De igual amalgama son los apoyos políticos con los que cuenta. Estos son: el Partido Nasdem –una agrupación considerada de centroizquierda y financiada por el magnate de los medios de comunicación Surya Paloh–, el Partido del Despertar Nacional (PKB) –una formación política islamista de corte tradicionalista estrechamente vinculada a la organización Nahdlatul Ulama– y el Partido Justicia Próspera –otra asociación islamista, pero está inspirada en los Hermanos Musulmanes egipcios–.    

Para ampliar: Descifrando las islas del Pacífico (III): Papúa Nueva Guinea, un estrecho y dos mundos

Al mismo tiempo, Anies encarna una “nueva Indonesia” en cuyo centro se halla Yakarta, ciudad de la cual fue alcalde. Esta visión nacional se caracteriza por una mayor receptividad a las influencias externas y un grado mayor de desarrollo económico, que contrasta fuertemente con su naturaleza religiosa, la cual tiende a promover la interpretación rigurosa de la ley Sharia y a desatar enfrentamientos con las minorías religiosas.

De esta forma, como alcalde de Yakarta, Baswedan destacó por un alto grado de aceptación popular y por los constantes enfrentamientos con quien otrora fuese su compañero de fórmula: Joko Widodo. Bajo este prisma, la prominente alianza Subianto-Widodo se entiende como una jugada encaminada a contener la oleada de islamismo modernista que encarna Baswedan. 

Por el momento, Anies se encuentra en la cola en las encuestas debido a que tiene la ardua tarea de promover su proyecto en provincias con una amplia diversidad étnico-religiosa y romper las dinámicas afectivas que polarizan a la sociedad entre “pro-Suharto” y “pro-Sukarno”.   

Suscríbete y accede a los nuevos Artículos Exclusivos desde 3,99€

Si escoges nuestro plan DLG Premium anual tendrás también acceso a todos los seminarios de Descifrando la Guerra, incluyendo directos y grabaciones.

Apúntate a nuestra newsletter

Te enviaremos cada semana una selección de los artículos más destacados, para que no te pierdas nada.