Portada | Asia Central y Meridional | El gobierno francés aprueba la ley de inmigración gracias a los votos de la extrema derecha

El gobierno francés aprueba la ley de inmigración gracias a los votos de la extrema derecha

La Asamblea Nacional de Francia, institución donde se ha aprobado la ley de inmigración.
La Asamblea Nacional de Francia, institución donde se ha aprobado la ley de inmigración. Fuente: Jimmy Baikovicius – bajo CC BY-SA 2.0 DEED

Con 349 votos a favor y 186 en contra, la Asamblea Nacional de Francia ha aprobado la ley de inmigración, una de las medidas más importantes del gobierno de Emmanuel Macron. La legislación ha salido adelante gracias a los votos a favor de la derecha y la extrema derecha, lo que ha causado una fricción importante entre los macronistas.

La semana pasada, la Asamblea Nacional tumbó el proyecto de ley de inmigración del Gobierno por 270 votos frente a 265. La moción de rechazo, propuesta por los ecologistas, recibió el apoyo de la NUPES (coalición de izquierdas), la derecha conservadora de los Republicanos (LR) y la Reagrupación Nacional (RN) de Marine Le Pen. La ley significaba endurecer las condiciones de reagrupación familiar para inmigrantes, además de facilitar la expulsión de los extranjeros condenados a penas de prisión de más de cinco años.

Para ampliar: “Francia atraviesa la crisis democrática más grave desde la Guerra de Argelia”

La derecha y la ultraderecha rechazaron la “laxitud” del texto, ya que proponía regularizar la situación de las personas sin papeles en trabajos con falta de mano de obra, aludiendo a que dicha medida generaría un “efecto llamada”. La izquierda, por su parte, sostuvo que su aprobación atentaría contra los derechos de los extranjeros y se quedaría corta en materia de integración. Tras el voto negativo en la Asamblea Nacional, el ministro del Interior Gérald Darmanin presentó su dimisión a Macron, que decidió rechazarla. Se trató de un golpe político para el presidente –pese sus intentos de minimizarlo– y para su gobierno al no poder aprobar una de sus principales leyes. 

Una semana después y tras pasar el texto por una comisión paritaria de diputados y senadores, la legislación se presentó de nuevo ante la Asamblea Nacional para someterla a votación. El texto se aprobó debido al endurecimiento de varias medidas, tal y como pedían la derecha y la extrema derecha. Una de las políticas más polémicas restringe el acceso a ciertas ayudas sociales a los inmigrantes sin trabajo. Del mismo modo, establece la introducción de una fianza que deberán pagar los extranjeros que vayan a estudiar a Francia para cubrir los posibles “gastos de expulsión”. El objetivo final reside en “poder expulsar a los extranjeros delincuentes”. La primera ministra francesa, Elisabeth Borne, ha confirmado que dentro de la ley de inmigración hay ciertas medidas que son inconstitucionales: “Por ejemplo, si mañana por la mañana se casa con un canadiense o un japonés, no podrán venir a Francia si no hablan bien francés. […] El Presidente de la República remitirá el asunto al Consejo Constitucional y éste dirá cuál es la situación”. Es decir, el texto puede que sufra variaciones.

La ley de la inmigración ha causado una crisis interna dentro del Gobierno francés. 27 diputados han votado en contra, 32 se han abstenido y el ministro de Salud ha presentado su dimisión. El ala considerada socialdemócrata del macronismo ha sido muy crítica con la “derechización” de la legislación. Los problemas para el presidente se suceden tras ser incapaz en un primer momento de aprobar la ley, y posteriormente votar con una extrema derecha a la que prometió combatir tras su reelección en 2022. Pese a que el oficialismo quiere lanzar el mensaje de que el apoyo de la extrema derecha no era necesario, lo cierto es que Reagrupamiento Nacional ha resultado clave debido a la abstención y voto en contra de decenas de diputados macronistas.

Para ampliar: Le Pen vs Zemmour, primaria en la extrema derecha francesa

Le Pen y los suyos se han mostrado triunfantes: “El texto votado esta tarde es un pequeño paso. Queda lejos de la revisión constitucional necesaria para controlar realmente la inmigración, que es lo que venimos reclamando, pero representa una victoria ideológica innegable para RN”. La extrema derecha ha celebrado la aprobación de la ley de inmigración, asegurando que está cerca de su línea ideológica de “preferencia nacional”, es decir, que las ayudas sociales prioricen a los franceses. La realidad es que Le Pen se puede anotar un tanto que intensifica la desestabilización interna del gobierno francés.

Suscríbete y accede a los nuevos Artículos Exclusivos desde 3,99€

Si escoges nuestro plan DLG Premium anual tendrás también acceso a todos los seminarios de Descifrando la Guerra, incluyendo directos y grabaciones.

Apúntate a nuestra newsletter

Te enviaremos cada semana una selección de los artículos más destacados, para que no te pierdas nada.