Portada | Asia Central y Meridional | Colapsa la coalición gobernante en Nepal   

Colapsa la coalición gobernante en Nepal   

Pushpa Kamal Dahal “Prachanda”, primer ministro de Nepal, reunido con Sharma Oli, líder del Partido Comunista de Nepal.
Pushpa Kamal Dahal “Prachanda”, primer ministro de Nepal, reunido con Sharma Oli, líder del Partido Comunista de Nepal. Fuente: Pradip Timsina-Think Tank – bajo CC BY-SA 4.0 DEED

El gobierno de coalición que sostenía en el poder a Pushpa Kamal Dahal “Prachanda” ha colapsado, para acto seguido ser reconstituido, conservando a Dahal como primer ministro de Nepal, en un cambio de correlación de fuerzas que puede trastocar las dinámicas políticas internas.

El Centro Maoísta (CPN), formación a la cual pertenece el actual primer ministro, mantenía desde 2023 una coalición de gobierno con el Congreso Nepalí (CN), un partido socialdemócrata. Ahora se ha aliado con el Partido Comunista de Nepal (CPN-UML), de carácter marxista-leninista, con el que había forjado inicialmente una asociación tras las elecciones de 2022. Esta reestructuración representa un cambio significativo en las alianzas políticas nepalíes, en la que CPN y CPN-UML retoman su anterior colaboración en detrimento de CN. Según fuentes locales, las causas de la repentina disolución de la coalición gobernante se encuadran en dos ejes.

Para ampliar: Nepal: el auge maoísta y la caída de la monarquía

Por una parte, los constantes equilibrios de poder entre el Congreso Nepalí y el Centro Maoísta, especialmente en asuntos referentes al reparto de cuotas de influencia, han llevado a un acercamiento premeditado de “Prachanda” a Sharma Oli, líder de la opción leninista. Esta sintonía ha perjudicado al Congreso Nepalí, ya que los cargos de toma de decisiones y el financiamiento se han distribuido entre las dos formaciones gobernantes y otros partidos más pequeños que se han unido a la nueva coalición.

Tras el reparto de influencias quedan las cuestiones nacionalista y geopolítica. El nacionalismo hindú ha sido promovido durante los últimos años tanto por el Congreso Nepalí como por el Partido Comunista de Nepal, pero con dos visiones antagónicas de las implicaciones de dicha cuestión identitaria. Si bien la alianza entre socialdemócratas y maoístas lograba sortear las tensiones ideológicas con Nueva Delhi mediante un nacionalismo hindú cuyo reflejo es el Bharat de Narendra Modi y la garantía del mantenimiento de la influencia india sobre su país vecino –especialmente en materia energética–, el giro hacia la izquierda del ejecutivo nepalí compromete los intereses de la potencia del subcontinente indio. Por contra, el CPN-UML, pese a que nacionalista hindú, promueve un particularismo nepalí que concurrentemente se traduce en posturas anti-India. 

De este modo, el giro izquierdista del ejecutivo en Nepal supone una ventana de oportunidad para China. Con respecto al papel de Pekín en dicha rotación, destaca el interés chino en firmar un tratado de extradición con Katmandú que ponga a su alcance a los activistas del movimiento Tíbet Libre asentados en territorio nepalí, así como en intensificar sus inversiones en Nepal, especialmente en un momento en que la Iniciativa de la Franja y la Ruta experimenta un estancamiento en el país.

Suscríbete y accede a los nuevos Artículos Exclusivos desde 3,99€

Si escoges nuestro plan DLG Premium anual tendrás también acceso a todos los seminarios de Descifrando la Guerra, incluyendo directos y grabaciones.