Portada | Asia - Pacífico | Palaos en la encrucijada ante el despliegue de misiles Patriot estadounidenses

Palaos en la encrucijada ante el despliegue de misiles Patriot estadounidenses

Estados Unidos busca desplegar sistemas Patriot en Palaos con el objetivo de reforzar la contención de China.
Estados Unidos busca desplegar sistemas Patriot en Palaos con el objetivo de reforzar la contención de China.

Palaos, una nación de 18.000 habitantes y menos de 500 kilómetros cuadrados, vuelve a enfrentar, en el contexto de las crecientes tensiones entre China y la alianza AUKUS, el que ha sido desde su independencia el tema por excelencia de su política externa e interna: sus relaciones con Estados Unidos. Y es que, su estratégica posición frente a las costas de dos gigantes regionales como son Indonesia y Filipinas le ha valido históricamente el ser objeto de las presiones de los hegemones de la región. De este modo, durante el reparto colonial de Oceanía, los puso en manos de la ya decadente España con el objeto de crear un equilibrio de poderes entre las metrópolis. 

Sin embargo, el siglo XX echaría por tierra la neutralidad palauana y lo vincularía irremediablemente a la geopolítica mundial. Así, Alemania y la Japón Imperial impondrían sus intereses. La Segunda Guerra Mundial arrasaría el archipiélago y lo pondría en manos de Washington, que lo integró en el Territorio en Fideicomiso de las Islas del Pacífico (TTPI) que incluía a los vecinos Estados Federados de Micronesia e Islas Marshall. Es en este punto el que surge la división que polariza a la micronación.  

Para ampliar: La carrera por el Pacífico se intensifica

La coyuntura era la siguiente: Palaos optaba a una independencia en forma de Estado Libre Asociado y a una cantidad de 500 millones de dólares a cambio del derecho de las fuerzas armadas estadounidenses a operar en su territorio soberano; la problemática residía en la cuestión nuclear. Según el pacto alcanzado, constitucionalmente Palaos no podía conferir derechos nucleares a la superpotencia sin la aprobación del 75% de la población.  

Ante tal tesitura, sociedad y política se polarizaron, enzarzándose el país en una disputa entre las facciones pro-nucleares y antinucleares. El resultado fue el asesinato todavía no esclarecido Hauruo Remelik, primer presidente del país y firme partidario de la no-proliferación, sucedido del misterioso suicidio de Lazarus Salii, tercer mandatario de la nación, quien se hallaba negociando con holgura con Washington. 

La tensión terminó disipándose entre los millones de dólares de ayuda emitidos por el Congreso de los Estados Unidos y la llegada al poder del clan Remengasu, una dinastía política de gran peso en la política nacional y cercana a la potencia americana. A esta resulta pertenecer el actual titular del Ejecutivo, Surangel S. Whippins Jr.

En la actualidad, el posicionamiento internacional de Palaos está marcado por su reconocimiento de Taiwán y su integración en la estrategia de la cadena de islas orientada a contener la expansión marítima de China. Y es precisamente esto último lo que está reavivando las tensiones internas: el anuncio en septiembre de 2023 del presidente de la República de la discusión con Estados Unidos para desplegar permanentemente misiles Patriot. El argumento ofrecido por el líder del Ejecutivo es que la implementación –todavía en curso– de un sistema de radar estadounidense de larga distancia en el país les convierte en eventuales objetivos en un conflicto armado. 

Para ampliar: Descifrando las islas del Pacífico (I): la difícil encrucijada en la que se encuentra Oceanía

Tal movimiento ya ha tenido su réplica en la política interna, con el Senado rechazando el acuerdo de los Patriot y quedando ahora la decisión en manos del Parlamento. A su vez, dicha contestación tiene una doble lectura interna y externa.   

Primeramente, el senado es dirigido desde hace 15 años por Hokkons Baules, presidente de la cámara, que muestra un perfil ajeno a la facción pro-nuclear y ha intentado en ocasiones anteriores establecer vínculos comerciales con China. Sus declaraciones pretenden mostrar una lectura del asunto con un mayor peso del plano nacional que del internacional, afirmando que: “no se trata de China”. A este posicionamiento se le han sumado figuras como el expresidente Johnson Toribiong cercanos a las posturas no proliferacionistas. Seguidamente, de acuerdo con la experta en las Islas del Pacífico, Cleo Paskal, las disputas presupuestarias entre republicanos y demócratas en Washington están empujando a Palaos hacia una eventual crisis financiera, cosa que puede romper los puentes de entendimiento intra elitistas. 

A ambas lecturas se le debe añadir la celebración de elecciones generales en noviembre de 2024, hecho que en una nación caracterizada por la inexistencia de partidos políticos en favor de la figura del político independiente complica a la enésima potencia las disputas de poder locales entorno a un movimiento geoestratégico de importancia global.

Suscríbete y accede a los nuevos Artículos Exclusivos desde 3,99€

Si escoges nuestro plan DLG Premium anual tendrás también acceso a todos los seminarios de Descifrando la Guerra, incluyendo directos y grabaciones.

Apúntate a nuestra newsletter

Te enviaremos cada semana una selección de los artículos más destacados, para que no te pierdas nada.