Portada | Asia - Pacífico | Nueva Caledonia estalla en disturbios y saqueos por la revisión constitucional

Nueva Caledonia estalla en disturbios y saqueos por la revisión constitucional

Protesta organizada en Nueva Caledonia contra la revisión constitucional impulsada por Francia.
Protesta organizada en Nueva Caledonia contra la revisión constitucional impulsada por Francia. Fuente: Frente de Liberación Nacional Kanako y Socialista (FLNKS)

El territorio de ultramar francés de Nueva Caledonia se ve envuelto en actos de violencia debido a la revisión constitucional de los procedimientos de elección del Congreso local. La controversia gira en torno a la posible ampliación del electorado. Las autoridades galas defienden esta medida, argumentando que está diseñada para proteger la democracia, ya que actualmente uno de cada cinco habitantes del archipiélago no tiene derecho a voto. Por otro lado, los independentistas sostienen que esta acción busca reducir deliberadamente la influencia del pueblo kanako.

Las raíces del repentino brote de violencia se encuentran tanto en la política interna francesa como en el escenario internacional. Nueva Caledonia, como parte del llamado “confeti del imperio”, es al mismo tiempo la principal herramienta de proyección de poder de París en Asia-Pacífico y fuente de níquel. Dado su rol estratégico, la contención del movimiento independentista liderado por el Frente de Liberación Nacional Kanako y Socialista (FLNKS) ha resultado prioritario en el Elíseo. Así, como forma de preservación de la paz social, se firmó el Acuerdo de Noumea en 1998, en el cual se realizaban concesiones al FLNKS. Destacan especialmente el establecimiento de un sistema de contrapesos políticos basado en la creación de asambleas provinciales y la realización de tres referéndums de independencia.

Para ampliar: Descifrando las islas del Pacífico (V): Nueva Caledonia, decadencia imperial

Es en este punto donde surgen grietas en los acuerdos de paz. Por una parte, el régimen político basado en la composición étnica ha derivado en un sempiterno equilibrio de poderes, ligeramente favorable a las facciones unionistas. Sin embargo, la llegada de inmigrantes procedentes de los territorios galos de Wallis y Futuna, así como la representación política de ésta en el partido Despertar Oceánico, inclina significativamente la balanza en favor de París. Por otra parte, la creciente competición geopolítica en torno a las Islas del Pacífico motivó a Emmanuel Macron a adelantar la fecha de celebración del tercer y último referéndum, lo cual provocó el boicot masivo por parte de las fuerzas secesionistas.

La revitalización del independentismo que supuso el éxito del boicot del último plebiscito se conjuga con una situación de empate técnico en el Congreso de Nueva Caledonia entre un bloque anti-independentista encabezado por L’avenir en confiance –una escisión de los republicanos, encabezada por Sonia Backès, que ha mostrado cercanía con Eric Zemmour– y su homólogo independentista, que se halla dividido entre el FLNKS y Unión Nacional para la Independencia. De este modo, la intervención presidencial ha sido clave para el descongelamiento de la situación. 

Macron realizó en 2023 una declaración de intenciones con su visita al territorio de ultramar en la cual anunciaba una nueva etapa en las relaciones entre París y Noumea. Tras ello, se inició un proceso negociador en la Francia continental entre el Estado y las fuerzas políticas del archipiélago con el objeto de reconceptualizar dichas interacciones. Sin embargo, los sectores kanakos, liderados por “perfiles polémicos” como Roch Wamytan, abandonaron la mesa de negociaciones. Al fracaso de las conversaciones le ha seguido un incremento de la retórica confrontativa que llevó a la celebración de multitudinarias manifestaciones en ambos bandos durante abril de 2024.

Para ampliar: Tercer referéndum de independencia en Nueva Caledonia: duelo, boicot y geoestrategia

De esta manera, el 13 de mayo, primer día de la revisión constitucional en París, ha desbordado los acontecimientos a 17.000 kilómetros de distancia. Los disturbios se han cebado con las áreas periféricas de Noumea, localizaciones desde las cuales se han reportado numerosos incendios y saqueos a establecimientos comerciales. En paralelo, manifestantes independentistas han organizado retenes en carreteras que conectan la capital con el interior. La reacción estatal no se ha hecho esperar. Los enfrentamientos entre policía y manifestantes dejan decenas de heridos y detenidos en ambos bandos, así como un motín carcelario. Se reporta el uso de armas de fuego por parte de los manifestantes y la llegada de refuerzos del Groupe d’Intervention de la Gendarmerie Nationales (GING), unidad especializada en la violencia urbana.  

Mientras en la Asamblea Nacional se discutía la constitucionalidad de la ampliación del censo, y sonaban voces a favor desde la derecha y en contra desde el entorno de Melenchón; Nueva Caledonia iniciaba una segunda noche de disturbios bajo un toque de queda y con la cancelación de vuelos por parte de sus países vecinos.

Suscríbete y accede a los nuevos Artículos Exclusivos desde 3,99€

Si escoges nuestro plan DLG Premium anual tendrás también acceso a todos los seminarios de Descifrando la Guerra, incluyendo directos y grabaciones.