Portada | Asia - Pacífico | Nauru rompe relaciones con Taiwán  

Nauru rompe relaciones con Taiwán  

El expresidente de Nauru, Russ Kun, se reúne con la presidenta saliente de Taiwán, Tsai Ing-wen, en Taipéi.
El expresidente de Nauru, Russ Kun, se reúne con la presidenta saliente de Taiwán, Tsai Ing-wen, en Taipéi en 2022.

La victoria de Lai Ching-te del Partido Progresista Democrático (PDP) en las elecciones presidenciales de la Taiwán ha sido correspondida por China con un avance significativo en su reconocimiento internacional en detrimento de Taipéi. El 14 de enero, un día después de la celebración de los comicios que daban la victoria al partido soberanista taiwanés, Nauru, un microestado oceánico, anunciaba el fin de las relaciones con Taiwán y el establecimiento de las mismas con la China continental. 

De este modo, Taipei pierde un aliado más, hecho que ha provocado declaraciones de desaprobación tanto en la isla como en Estados Unidos y Australia. No obstante, la lectura de este acontecimiento tiene un doble rasero: el internacional y el nacional. 

Para ampliar: Mapa de las tensiones en el estrecho de Taiwán

En el plano internacional, Nauru, junto a Palaos, Kiribati, Islas Salomón, Islas Marshall y Tuvalu, reconocían la soberanía de Taiwán, hecho que condujo a China a utilizar la portentosa influencia económica y política que tiene en la región desde los años 90 para lograr la ruptura de relaciones formales entre dichos microestados y Taipéi. La ofensiva diplomática de la potencia asiática dio sus frutos haciendo que a día de hoy solo restan Palaos, Islas Marshall y Tuvalu.  

La explicación de la efectividad china en unos escenarios y la reticencia en otros reside en las áreas de influencia postcoloniales. El grueso de las naciones que persisten en su reconocimiento a Taiwán son naciones micronesias, zona tradicionalmente dominada por Estados Unidos, mientras que aquellos estados en donde las presiones sí han resultado efectivas su metrópoli eran o bien Wellington o bien Canberra.   

En ello reside en buena medida la aclaración de las temporalidades. Australia, inmersa desde 2022 en una arremetida diplomática contra la influencia china, anunció a finales del año pasado un acuerdo de seguridad con Tuvalu, vecino de Nauru que continúa reconociendo a Taiwán. Esto explica, en parte, la aceleración del siempre latente cambio de postura diplomática.  

Con todo, la clave de dicho movimiento reside en la coyuntura interna. Nauru, el tercer país con menor población del mundo, arrastra una serie de factores estructurales que lo han llevado a ser el protagonista de esta noticia. El primero es su aislamiento geográfico. A 1.400 km del vecino más cercano, la sociedad nauruana se desarrolló de modo paralelo al del resto del mundo, hecho que hizo si cabe más dramático el contacto con las potencias coloniales. En este caso, el Imperio Alemán arribó a una isla inmersa en una guerra civil, la cual finiquitó apoyando a la monarquía local y estableciendo un sistema basado en la extracción de fosfatos y la colusión con las familias nobles locales.  

Para ampliar: La carrera por el Pacífico se intensifica

Dicho esquema se mantuvo durante el dominio australiano del país e inclusive tras el agotamiento de los yacimientos de fosfatos y la consecuente ruina económica. Esto ha llevado, que al igual que el resto de naciones de la Micronesia, su política interna se rige por la disyuntiva entre nobles y plebeyos.  

Así, las condiciones estructurales han terminado por llevar al poder a David Adeang, presidente del país y responsable último de la decisión. Hijo de un expresidente, perteneciente a la facción “plebeya” y líder de facto de la formación Nauru First, promulga una retórica antiimperialista y conservadora que lo llevó a causar problemas diplomáticos con Washington durante su período como ministro de Exteriores. Asimismo, los gabinetes en los que ha tomado parte se han caracterizado por la regresión democrática. Llegó al poder a finales de octubre de 2023 mediante una moción de censura que vino acompañada de una apresurada y aparentemente calculada toma de posesión. 

Suscríbete y accede a los nuevos Artículos Exclusivos desde 3,99€

Si escoges nuestro plan DLG Premium anual tendrás también acceso a todos los seminarios de Descifrando la Guerra, incluyendo directos y grabaciones.

Apúntate a nuestra newsletter

Te enviaremos cada semana una selección de los artículos más destacados, para que no te pierdas nada.