Portada | Europa | John Swinney, nuevo líder de un Partido Nacional Escocés en crisis

John Swinney, nuevo líder de un Partido Nacional Escocés en crisis

John Swinney, nuevo líder del Partido Nacional Escocés y primer ministro de Escocia.
John Swinney, nuevo líder del Partido Nacional Escocés y primer ministro de Escocia. Fuente: Scottish Government – bajo CC BY 2.0 DEED

John Swinney ha sido proclamado líder del Partido Nacional Escocés (SNP, por sus siglas en inglés). El veterano político, que ocupó diversas carteras ministeriales en los Gobiernos de Alex Salmond (2007-2014) y Nicola Sturgeon (2014-2023) y fue vice primer ministro durante la totalidad del mandato de la segunda, ha sucedido a Humza Yousaf tras su dimisión al frente de la formación, y será investido primer ministro en los próximos días. 

Nacido en Edimburgo, Swinney ha sido diputado del Parlamento escocés desde su creación en el año 1999. Previamente, había ocupado importantes cargos en el SNP, que llegó a liderar entre 2000 y 2004, cuando aún se encontraba en la oposición. Pese a su infructuosa labor como jefe de la oposición, que le llevó a presentar su dimisión tras los decepcionantes resultados de las elecciones europeas de 2004, Swinney continuó ocupando puestos de relevancia y, tras la llegada al poder del SNP en 2007, se convirtió en el ministro de Finanzas de Alex Salmond. Posteriormente, Nicola Sturgeon le designaría vice primer ministro, cargo que mantendría hasta la dimisión de esta en 2023. 

Para ampliar: Dimite Humza Yousaf, primer ministro escocés, tras la ruptura del pacto de coalición con los verdes

La sucesión de Yousaf, que se vio obligado a dimitir tras la pérdida de apoyo parlamentario motivada por la ruptura del acuerdo de coalición con los verdes, ha transcurrido sin incidentes. Aunque el nombre de Kate Forbes, que ya había tratado de alcanzar el liderazgo del SNP tras la dimisión de Sturgeon en 2023, comenzó a sonar muy pronto como posible candidata, la entrada en liza de John Swinney le arrebató muchos de los patrocinadores que había tenido un año antes y acabó obligándole a tirar la toalla. Al comunicar su renuncia a presentarse y mostrar su respaldo a Swinney, que le ha ofrecido un puesto de relevancia en su futuro gabinete, ha evitado la celebración de unas nuevas primarias que podrían haber partido por la mitad y debilitado aún más a la formación, sumida en una profunda crisis interna.

Forbes, perteneciente al ala derecha del SNP y conocida por sus posiciones conservadoras, contrarias al aborto y al matrimonio homosexual, es vista con recelos por el establishment de la organización. Si bien cuenta con un amplio apoyo de las bases, que a punto estuvieron de darle la victoria en las primarias de 2023 –cuando obtuvo un 48% de los votos, frente al 52% de Yousaf–, su elección como líder habría alejado a buena parte de los votantes y militantes, originando serios problemas de gobernabilidad para el partido: los verdes se habrían negado a brindarle apoyo, por lo que, para ser investida primera ministra, tendría que negociar con Ash Regan y el Alba Party, la plataforma independentista del ex primer ministro Alex Salmond. Regan, antigua rival de Forbes en las primarias de 2023, tiene como objetivo prioritario avanzar hacia la consecución de una república escocesa independiente.

Por el contrario, la elección de John Swinney facilita la reedición de facto del acuerdo con los verdes, que seguramente permitan la formación de un Gobierno del SNP en minoría, y, por lo tanto, asegura la gobernabilidad de Escocia durante los próximos meses. Aunque las siguientes elecciones al Parlamento escocés no están previstas hasta 2026, la proximidad de los comicios generales mantiene en guardia al SNP. Aquejado de una clara falta de liderazgo y de múltiples escándalos que han ido erosionando su apoyo popular, podría perder la primacía en Escocia por primera vez en una década. Además, el sistema electoral first-past-the-post que rige la repartición de escaños en Westminster amenaza con barrer su representación institucional, sometida a la pujanza de la ola laborista que recorre el Reino Unido.

Para ampliar: El futuro del SNP y del nacionalismo escocés tras la dimisión de Nicola Sturgeon

El próximo primer ministro escocés es un político de perfil moderado. Por ejemplo, a diferencia de algunos de sus compañeros, se ha mostrado a favor de retener la monarquía como forma de Estado de una Escocia independiente. Cuenta, además, con una vasta experiencia en las instituciones, pero muchos se preguntan si eso será suficiente para revitalizar electoralmente a un SNP en horas bajas. Percibido por parte de sus cuadros como un político del pasado, Swinney tiene ante sí un triple desafío: restaurar la unidad de su partido, preservar la gobernabilidad de Escocia y evitar una debacle electoral en las generales que dé al traste con las dos primeras. 

Suscríbete y accede a los nuevos Artículos Exclusivos desde 3,99€

Si escoges nuestro plan DLG Premium anual tendrás también acceso a todos los seminarios de Descifrando la Guerra, incluyendo directos y grabaciones.