Portada | Asia - Pacífico | Tonga se asoma a una crisis constitucional debido a roces entre la Monarquía y el Ejecutivo

Tonga se asoma a una crisis constitucional debido a roces entre la Monarquía y el Ejecutivo

Coronación de Tupou VI de Tonga, julio de 2015.
Coronación de Tupou VI de Tonga, julio de 2015. Fuente: Cpl. Brittney Vito

Tupou VI de Tonga ha despojado al primer ministro Siaosi Sovaleni “Hu’akavameiliku” de su cargo en la cartera de las Fuerzas Armadas y a Fekita ‘Utoikamanu, ministro de Gabinete, de su puesto en Asuntos Exteriores. Además, ha rechazado los nombramientos ministeriales propuestos por Hu’akavameiliku, como el de Moale Finau para el Ministerio de Turismo, y ha otorgado mayores responsabilidades como Secretaria Principal a Paula Ma’u.

La decisión supone, además de una grieta entre el Ejecutivo y la Monarquía, la posibilidad de una eventual crisis constitucional, debido a que si bien la carta magna del país establece la soberanía real sobre las Fuerzas Armadas y la política exterior, así como acerca de los nombramientos ministeriales, estos deben realizarse forzosamente en colusión con el primer ministro.  

Para ampliar: Descifrando las islas del Pacífico (VI): Tonga, un tsunami geopolítico

Las acciones del monarca reabren el debate de fondo de la política tongana: permitir la omnipresencia de la familia real o encaminarse hacia una apertura democrática. Tras el controvertido reinado de Tupou IV –la economía nacional quebró debido a una serie de artimañas financieras dentro del círculo del monarca– y los disturbios de Nuku’alofa de 2006, Tonga se decantó por la segunda de las opciones. Desde entonces, Tonga vive bajo un delicado equilibrio de poderes entre el Democratic Party of the Friendly Islands (DPFI) encabezado por la familia Pōhiva, de ascendencia plebeya, y la nobleza. 

Y es este “dique” a la conflictividad social que habían supuesto las aperturas democráticas que supusieron los reinados de Tupou V y Tupou VI es el que se está resquebrajando paulatinamente por efecto de las presiones políticas y económicas internas y externas.  

Internamente, el debilitamiento del DPFI ha provocado un reajuste de poderes en favor de las familias nobles, al mismo tiempo que generaba una desbandada de políticos plebeyos hacia candidaturas independientes, en las que usualmente aproximaban posturas con la aristocracia. Hu’akavameiliku es uno de estos candidatos independientes. Desde su ascenso al cargo en 2021, ha consolidado gradualmente su poder y el de su círculo cercano, lo que ha desencadenado una serie de mociones de censura. Esta inestabilidad política ha llevado a la intervención de la Corte Suprema, que actualmente está revisando los procedimientos internos del legislativo debido a sospechas de conducta antidemocrática durante la última moción de censura.

Es la coyuntura internacional lo que termina por hacer tambalear los puentes de entendimiento en Tonga. El Estado tongano debe a China 120 millones de dólares, lo cual representa una cuarta parte del total de su PIB. Debido a las renegociaciones de la deuda y a la rigidez de la posición de Pekín, se espera que el pago supere los porcentajes anteriormente mencionados. En este sentido, las precauciones tomadas por el microestado para evitar una quiebra –la creación de un fondo de amortización– se han visto mermadas debido a la recurrencia de catástrofes climáticas y la pandemia del Covid-19. En este contexto, la cercanía de la fecha de liquidación de los préstamos, 2028, actúa como un factor desestabilizador.  

Para ampliar: La carrera por el Pacífico se intensifica

No obstante, los riesgos internacionales que enfrenta Tonga no se limitan únicamente al ámbito financiero. Los desequilibrios presupuestarios han atraído la atención de Australia, que ha proporcionado apoyo en este sentido como parte de su estrategia diplomática para contrarrestar la creciente influencia de China, especialmente después del acercamiento de esta última a las Islas Salomón. Sin embargo, el potencial geopolítico de Tonga sugiere que la competencia entre potencias por influir en el archipiélago no es un juego de suma cero.

Por una parte, Nueva Zelanda, dirigida por el conservador Christopher Luxon y unida a dicho país por profundos lazos económicos e históricos, ha enviado al vice primer ministro, Winston Peters, a reunirse con ambas partes enfrentadas. Por otro lado, la condición de monarquía del país lo vincula a otras naciones con las mismas características. De este modo, la familia real Tupou, que lleva gobernando desde mediados del siglo XIX, cuenta con unas estrechas relaciones con la familia real japonesa, circunstancia que les perfila como una nación de interés para un Tokio cuya política exterior se encuentra ahora encaminada a consolidar su poder en todo el teatro de Asia-Pacífico.

Suscríbete y accede a los nuevos Artículos Exclusivos desde 3,99€

Si escoges nuestro plan DLG Premium anual tendrás también acceso a todos los seminarios de Descifrando la Guerra, incluyendo directos y grabaciones.

Apúntate a nuestra newsletter

Te enviaremos cada semana una selección de los artículos más destacados, para que no te pierdas nada.