Portada | Asia - Pacífico | La batalla de Kayah pone en jaque a la Junta Militar birmana

La batalla de Kayah pone en jaque a la Junta Militar birmana

Combatientes de la Fuerza de Defensa de las Nacionalidades Karenni (KNDF) que luchan contra el Tatmadaw en Kayah, Myanmar.
Combatientes de la Fuerza de Defensa de las Nacionalidades Karenni (KNDF) que luchan contra el Tatmadaw en Kayah, Myanmar. Fuente: redes sociales de la KNDF

Kayah, que es el más pequeño de los siete estados de Myanmar y está dominado por la minoría étnica karenni, ha experimentado un intenso conflicto desde el golpe militar de febrero de 2021. El área limita con Tailandia y no está lejos de la capital del país, Naypyitaw. Aquí una variedad de grupos han surgido en oposición a la Junta Militar y han conseguido crear un fuerte movimiento de resistencia con capacidad de disputar el control del territorio al Tatmadaw. Principalmente destacan la Fuerza de Defensa de las Nacionalidades Karenni (KNDF), las Fuerzas de Defensa del Pueblo (PDF) y el Partido Nacional Progresista Karenni (KNPP) con su brazo armado el Ejército Karenni. 

Kayah, que está estratégicamente ubicado entre los bastiones de la resistencia en la Zona Seca –constituye el núcleo del Estado birmano, compuesto principalmente por la etnia Bamar de confesión budista– y el sureste –Estado de Kayin–, se ha convertido en el episodio más largo de combate sostenido y de intensidad relativamente alta desde que comenzó la guerra. Las fuerzas anti-Junta han conseguido establecer desde enero de 2022 una fuerte presencia en el campo que rodea las ciudades y en Loikaw, la capital del estado de Kayah, y Demoso, la segunda ciudad más grande. 

Para ampliar: Myanmar se levanta contra la Junta Militar

Además, Kayah es un punto estratégico como plataforma de lanzamiento para ataques contra Naypyidaw y ofrece conexiones vitales con Tailandia, una fuente de armas y suministros humanitarios. Recientemente la resistencia karenni se ha hecho con el control de numerosos puestos fronterizos con Tailandia y ha conseguido la deserción de dos unidades de las Fuerzas de la Guardia Fronteriza. Son las primeras unidades de milicias afiliadas al ejército en cambiar de bando, cada una con unos 300 soldados. Estas unidades pertenecían al Frente Nacional de Liberación Popular Karenni que pactó con el gobierno en 2009, pero que desde el 13 de junio anunció su apoyó a las fuerzas anti-Junta, una señal del cambio de poder. 

Desde marzo de 2023 la Junta Militar ha tratado romper el equilibrio con una ofensiva a gran escala para desplazar a la resistencia karenni de sus bastiones y cortar las líneas de suministro para evitar que los combatientes amenace continuamente los sitios estratégicos clave del estado. El objetivo es detener el flujo de armas y municiones, así como los productos básicos de los que dependen los civiles, como el arroz y las medicinas. Un bloqueo efectivo eventualmente podría agotar a los grupos de resistencia y sus partidarios. Durante las próximas semanas será importante observar si tiene éxito la ofensiva de la Junta en arrancar a la resistencia del terreno con su incontestable poder aéreo y su superioridad de fuego. 

Suscríbete y accede a los nuevos Artículos Exclusivos desde 3,99€

Si escoges nuestro plan DLG Premium anual tendrás también acceso a todos los seminarios de Descifrando la Guerra, incluyendo directos y grabaciones.

Apúntate a nuestra newsletter

Te enviaremos cada semana una selección de los artículos más destacados, para que no te pierdas nada.