Portada | América | Estados Unidos amplía la guerra comercial con China por el liderazgo tecnológico

Estados Unidos amplía la guerra comercial con China por el liderazgo tecnológico

Banderas de Estados Unidos y China.
Banderas de Estados Unidos y China. Fuente: Territory of American Canada – bajo CC BY-SA 4.0 DEED

Nuevo episodio en la guerra comercial entre Estados Unidos y China. La Casa Blanca ha anunciado la multiplicación de los aranceles impuestos a los coches eléctricos procedentes del país asiático, que pasarán del 25% al 100%. Del mismo modo, los aranceles a los semiconductores y a las placas fotovoltaicas subirán de un 25% a un 50%; los de las baterías de litio, de un 7,5% a un 25%; y los minerales críticos, exentos hasta ahora, pasarán a gravarse con tarifas de un 25% de su valor. Los aranceles sobre el acero, el aluminio, las grúas portuarias y algunos equipos de protección individual (EPI) –tales como los respiradores, los guantes quirúrgicos o las mascarillas–, que no superaban el 7,5%, se elevarán también hasta un 25%.

Para ampliar: La competición entre Estados Unidos y China (I): una batalla de muchos frentes

El comunicado emitido por la oficina de prensa de Joe Biden justifica la adopción de los aranceles “para proteger a los trabajadores y empresas estadounidenses de las injustas prácticas comerciales” de Pekín, a quien acusa de subvencionar ilegalmente las exportaciones de sus vehículos eléctricos, que crecieron un 70% en 2023, mientras mantiene aranceles del 40% a la importación de coches de Estados Unidos. 

Los nuevos aranceles, que consolidan y amplifican los aprobados por la Administración de Trump, suponen un recrudecimiento de la guerra comercial entre Washington y Pekín, que, iniciada bajo el mandato del anterior presidente, pretendía hacer frente al robo de propiedad intelectual, las transferencias forzadas de tecnología y otras prácticas comerciales desleales atribuidas a China. Según el Gobierno norteamericano, tales prácticas le han permitido poner bajo su control hasta el 90% de la producción mundial de insumos críticos para la industria tecnológica, las infraestructuras, la energía y la atención sanitaria. En este sentido, los aranceles responden a la necesidad, puesta en relieve por la pandemia, de reducir la dependencia exterior y garantizar la resiliencia de las cadenas globales de suministro. 

Curiosamente, en el anuncio realizado a través de la red social X, Biden no ha hecho hincapié en la protección de la industria estadounidense, sino en la importancia de asegurar que Estados Unidos mantenga el liderazgo en toda una serie de sectores estratégicos que China amenaza con dominar. De esta manera, la Casa Blanca deja traslucir el objetivo prioritario de su estrategia: limitar el auge tecnológico y comercial de la potencia asiática para preservar su propia hegemonía. Al mismo tiempo, Biden pretende ganar apoyos en algunos estados clave en las próximas elecciones, tales como Pensilvania, donde Trump hace campaña prometiendo la imposición de aranceles del 60% a todas las importaciones chinas y ya había sugerido el establecimiento de tarifas del 100% a los vehículos provenientes de allí.

Para ampliar: La competición entre Estados Unidos y China (II): una batalla de muchos frentes

La mayoría de las medidas anunciadas el martes, que afectarán a importaciones por un valor aproximado de 18.000 millones de dólares, entrarán en vigor 90 días después del anuncio. Por el momento, el Ministerio de Comercio chino ha manifestado su oposición a las nuevas barreras unilaterales, que constituyen “una violación de las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC)”, y asegurado que tomará las medidas necesarias para proteger sus derechos e intereses. Aunque los mercados estadounidenses han recibido la noticia de los nuevos aranceles con mucha más calma que cuando Trump anunció los suyos hace seis años –señal de que el discurso proteccionista ha ido calando desde entonces entre las élites de Washington–, preocupan sus efectos sobre una inflación ya desbocada, así como el peligro de una escalada, que tendría serias repercusiones en la economía mundial. 

Suscríbete y accede a los nuevos Artículos Exclusivos desde 3,99€

Si escoges nuestro plan DLG Premium anual tendrás también acceso a todos los seminarios de Descifrando la Guerra, incluyendo directos y grabaciones.