Entrevista a Oubi Bucharaya: “A la vuelta a la guerra le ha seguido una ofensiva diplomática y la resistencia en los territorios ocupados”.

Por Néstor Prieto

Oubi Bucharaya salta con facilidad de idioma en idioma. En los minutos previos a la entrevista despacha con eficacia a varios colaboradores en francés, árabe y castellano. Su mirada y su tono, meditado y sosegado, transmiten tranquilidad pese al frenético ritmo de trabajo que nos confiesa tener. Sobre sus hombros descansa el peso de todo el andamiaje diplomático saharaui en el viejo continente, es el Delegado del Frente Polisario para Europa y la Unión Europea, un puesto de primer nivel en el organigrama de exteriores de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Antes ya se había desempeñado como embajador en Sudáfrica y Nigeria, dos plazas fuertes para la causa saharaui en África. Bucharaya es miembro del Secretariado Nacional del Frente Polisario, máximo órgano de dirección y coordinación entre Congresos, y representa a una nueva generación de cuadros políticos que convive con la generación histórica que emprendió la guerra contra Marruecos.

Néstor Prieto: El escenario internacional es fundamental en el conflicto saharaui- Ya ha pasado más de un año desde el reinicio de las hostilidades y hemos asistido a varios movimientos geopolíticos que han trastocado el tablero: el tweet de Trump, la sentencia de la justicia europea, el reconocimiento de la RASD por parte de algunos países, los apoyos cruzados de distintos países… ¿Cómo describirías el actual escenario internacional?

Oubi Bucharaya: El panorama internacional, en términos generales, es relativamente positivo para la causa saharaui, porque 30 años de olvido y estancamiento en el proceso de paz han supuesto un desgaste importante. Ahora, con la vuelta a la guerra se evidencia el colapso de la visión del Consejo de Seguridad de “gestionar” el conflicto en vez de “resolverlo”. La ruptura del alto el fuego es la prueba más visible de que esta política es un fracaso. Aunque todavía no se observa una toma de conciencia visible en el Consejo de Seguridad, las últimas discusiones muestran un interés creciente para cambiar el enfoque hacia el Sáhara Occidental. La antigua receta de gestión a costa de la resolución del conflicto, esconderse detrás de la figura del Enviado Especial del Secretario General y lavarse las manos se ha demostrado que es una fórmula que ya no vale. Habrá que cambiar de receta y de visión; la discusión sigue porque la última resolución no lo refleja, pero detrás de las puertas cerradas se puede observar una toma de conciencia visible.

Ahora, la guerra en el Sáhara Occidental no era nuestra opción, nos fue impuesta en 1975 y de nuevo en el 2020. Los hay que cometieron el error de pensar que era “una semana de guerra” para instaurar su dominio sobre el Sáhara Occidental y lo que tuvimos fueron quince años de conflicto y treinta de ocupación; esos mismos vuelven a cometer exactamente el mismo error. Hay dos opciones tanto para el Frente Polisario como Marruecos. Como si fuese un combate de boxeo se puede ganar por KO, con un golpe de gracia, o ganar por puntos al final del combate. Y en los dos escenarios ambos actores estamos metidos de lleno en esta dinámica. El Ejército Saharaui intenta dar un golpe en el campo militar, igual que lo hace Marruecos; pero también buscamos ganar puntos. Y en este sentido se enmarca exactamente el plan del Polisario de activar los tres frentes importantes: el militar, las zonas ocupadas y la acción diplomática.

Creo que tras un año hemos avanzado mucho en este sentido. Hemos avanzado en Naciones Unidas, porque todo el mundo creía que la decisión de Trump iba suponer un cambio radical y ahora se ve que no ha cambiado prácticamente nada. Al contrario, los norteamericanos ahora, aunque no lo digan claramente, en términos prácticos han renunciado a la decisión de Trump. Aunque las formalidades son otra cosa.

Para ampliar: La brecha del Guerguerat, detonante de un conflicto condenado a la guerra

NP: El reconocimiento de la “marroquinidad” del Sáhara por parte de Trump se realizó una vez se había confirmado su derrota electoral. La posición de la nueva administración norteamericana no es clara, discursivamente se defiende la legalidad internacional pero no ha roto formalmente los pasos dados por Trump.

OB: La posición dentro del Consejo de Seguridad es un reflejo de la correlación de fuerzas sobre el terreno. Nosotros hemos iniciado un proceso para cambiar esta correlación: la lucha armada, la activación de la resistencia en territorios ocupados y también la activación de la acción diplomática. Esperamos que dentro de poco veamos un cambio gradual en esa correlación que se puede incluso respirar ya en la región. No son suficientes hasta ahora para tener un impacto visible a nivel de Nueva York, pero llegará seguramente.

Que EEUU no haya revocado formalmente la declaración de Trump no supone un gran problema puesto que los hechos prácticos reflejan exactamente una renuncia a esa postura: la posición en la ONU, el Pentágono, la negativa de hacer ejercicios del AFRICOM en territorios ocupados y la gran promesa de un consulado en Dajla que ya se ha abandonado y hasta ha sido vetado por el Congreso. En EEUU hay un avance que se ve dentro de los legisladores y de la administración, no ha llegado hasta el nivel de transmitir un mensaje claro a Marruecos, pero esperamos que va a llegar sobre todo por las dinámicas internas del conflicto y la región porque la guerra del Sáhara puede generar una inestabilidad aún mayor.

NP: Dentro de ese “frente diplomático” África juega un papel clave. La RASD fue miembro de la Organización de la Unidad Africana (OUA) y miembro fundador de su sucesora la Unión Africana (UA); motivo por el que Marruecos abandonó la organización en 1984 hasta que reingresó en 2017. ¿Qué diagnóstico hace el Frente Polisario al respecto?

OB: A nivel de la Unión Africana, Marruecos volvió al organismo con nosotros tras haber fracasado al intentar excluir a la RASD desde el exterior durante 30 años. Ahora han llegado al análisis de que deben hacerlo ahora desde el interior y han entrado con una arrogancia propia de Marruecos. Ellos tenían dos objetivos entrando en la UA; por un lado, expulsar a la RASD, algo en lo que han fracaso ya que seguimos participando en la misma condición que Marruecos en las cumbres internacionales. Y en segundo lugar perseguían apartar a la UA de toda iniciativa en la dinámica de resolución del conflicto, y contrariamente la UA fue la primera y casi la única organización internacional que respondió casi inmediatamente tras el colapso del proceso de paz. Se organizó una conferencia en diciembre, y una cumbre del Consejo de Paz y Seguridad el 9 de marzo de 2021 donde los términos fueron realmente tan claros que no dejan ninguna duda para Marruecos; eso que explica la reacción de Bourita (Nota: Ministro de Asuntos Exteriores alauí), diciendo que no les concernía. Siendo miembro de la UA no puedes decir que eso no te concierne, es una declaración que muestra realmente el fracaso de la diplomacia marroquí en este sentido. Y hasta en la región del Magreb todo el mundo es consciente de que el trasfondo de esta tensión es el Sáhara Occidental. Se ve una toma de conciencia dentro de Mauritania, Túnez y en Argelia. Esperemos que algún día también ocurra en España, porque las tensiones no se pueden arreglar sin que haya una solución justa al conflicto del Sáhara Occidental. Un futuro de estabilidad y prosperidad en la región pasa necesariamente por el arreglo del conflicto.

Imagen de la entrevista realizada por Néstor Prieto a Oubi Bucharaya

NP: Te desempeñas desde hace años como Delegado en Europa; un lugar estratégico el peso internacional que tiene la UE o el volumen económico que mantiene el club comunitario con Rabat. Aunque ha habido una importantísima victoria legal hace poco tiempo en el viejo continente la RASD aún no ha sido reconocida por ningún país. ¿Cuáles son los objetivos generales de la Delegación que diriges?

Hay dos aspectos, el primero es la vuelta de la causa saharaui a los radares de la escena europea, y por otro lado la sentencia del TGUE sobre los acuerdos de pesca y el recurso del Consejo Europeo. Respecto al segundo de los aspectos, hasta resolución dentro de un año vamos a tener que trabajar en la promoción del pueblo saharaui. Tenemos el objetivo general hacia las instituciones de la UE en Bruselas y concentramos la acción en el Parlamento Europeo, donde tenemos un intergrupo muy activo, pero tenemos la obligación de activarlo aún más especialmente en este contexto. Uno de los problemas que tenemos es el de la comunicación y como garantizar una buena cobertura de los medios; se ha hecho un viaje en octubre a la guerra que ha dado sus frutos y tenemos que seguir en este sentido. Y a nivel individual hay varios países que se presentan como la prioridad para nosotros para mantener un trabajo más sistemático y sostenido como son: Francia, España, Alemania y también los países nórdicos en su conjunto por su tradición de solidaridad. Creemos que 2022 y 2023 serán dos años determinantes para el futuro del Sáhara Occidental, seguramente si no resuelve el conflicto se sentará la base para la resolución y estamos obligados a redoblar los esfuerzos en todos los ámbitos.

Para ampliar: La batalla diplomática por el Sáhara Occidental en Europa, Marruecos pierde posiciones.

NP: Incidiendo en este último aspecto, en la UE hay varios países clave como: Francia, principal aliado de Marruecos; Reino Unido, miembro del Consejo de Seguridad junto con París; o España, potencia administradora de iure del territorio. ¿Qué estrategia sigue el Frente Polisario con estos actores?

OB: Hay varios aspectos recientes muy relevantes. La sentencia respecto a los acuerdos de pesca es una, pero también la resolución del parlamento europeo sobre la crisis migratoria en Ceuta entre Marruecos y España. En aquella decisión podía haber evitado cualquier alusión al Sáhara Occidental sin ningún problema, porque no se trataba de ese tema sino del uso de Marruecos de menores; aun así, los legisladores han insistido en incluir un párrafo sobre el Sáhara Occidental que era explícitamente una respuesta al tweet de Trump. Tras la decisión del 29 de septiembre declarando ilegales los acuerdos de pesca UE-Marruecos el panorama es mucho más que prometedor legalmente pero también diplomáticamente. Esta sentencia confirmó lo que ya se había dictado en 2016, que son dos territorios separados y no tiene soberanía para explotar los recursos, pero esta vez se aclararon dos cosas: que las consultas llevadas a cabo por la Comisión no pueden sustituir el consentimiento original y libre del pueblo del Sáhara Occidental y ese margen de maniobra se reduce. En segundo lugar, la personalidad jurídica del Frente Polisario para poder actuar defendiendo el territorio y su población ante instancias europeas. Legalmente tiene un valor extraordinario, pero diplomáticamente también, porque ahora el Polisario tiene un empuje, ahora hay más base para aspirar a tener reconocimiento diplomático del Frente Polisario como movimiento de liberación nacional porque lo dice la propia justicia europea. Aunque se ha recurrido la decisión con toda certeza se sabe que va a resolverse en un año. También hay una crisis abierta con España y Alemania. Marruecos deja de tener esa imagen romántica y turística sobre dentro de la opinión pública europea, sobre todo en dos países fundamentales como España, que tiene una relación especial con el territorio, y Alemania. Marruecos es un país chantajista e irresponsable. Nosotros tenemos un buen panorama y escenario y tenemos que estar a la altura de este contexto para poder avanzar.

NP: Sobre la situación entre Marruecos y Alemania, tras la crisis que ha marcado todo 2021 parece que Rabat está buscando cerrar esa página con el nuevo gobierno alemán. Los últimos gestos de ambas partes parecen apuntar en esa dirección, el primer comunicado del nuevo gobierno alemán sobre Marruecos reconocía su papel como socio y mencionó la propuesta de autonomía para el Sáhara y la resolución del conflicto dentro de la legalidad internacional. ¿Cómo lo valoras?

OB: La posición alemana en el fondo es la misma, el ministerio de exteriores ha confirmado la posición que todo el mundo conoce y que es la misma posición que llevó a la crisis con Marruecos. Que Alemania haga una referencia al plan de autonomía de Marruecos no quiere decir que esa sea su propuesta o que la avale; solamente constata que Marruecos ha hecho esa propuesta. La posición de Alemania es la de respeto al Derecho Internacional y Naciones Unidas. Marruecos, que se siente aislado, ha hecho una interpretación fuera de lugar del comunicado de exteriores alemán.

NP: ¿Y qué hay de la posición de otros dos países fundamentales como Francia y España?

Francia mantiene su posición histórica, se instala en su visión de África con Marruecos como su referencia. Pero también creo que el gobierno galo y la opinión pública ha recibido el mensaje claro de que los pueblos de la región están hartos ya de esa preferencia a costa del resto de países.

El país donde aspiramos realmente a convencer es en España, y tiene razones de sobra para hacerlo. Su política anterior al 13 de noviembre (Nota: día de ruptura del alto el fuego) podía responder al contexto, pero ahora hay una nueva realidad y el gobierno tiene la obligación de adaptarse a ella. Hay una guerra donde España asume una gran parte de responsabilidad histórica; hay una tensión en la región que puede estallar en cualquier momento y lo haría a pocos kilómetros de la frontera con España. Marruecos ha optado por desequilibrar el esquema tradicional de la zona y quiere romper todos los parámetros, y España es un objetivo. La crisis Ceuta debe haber dejado un mensaje claro de que ceder solo alimenta el apetito de chantajear más. Desafortunadamente hasta ahora no hemos encontrado un cambio desde Madrid. Al contrario, España ha gestionado con éxito su última crisis con Marruecos y ha salido vencedor, pero irónicamente se comporta como si hubiese perdido. Nosotros vamos a seguir apelando al gobierno a que realmente haga una buena lectura de la situación y repetimos que no aspiramos a que España y Marruecos tengan una mala relación y mucho menos una ruptura; las malas relaciones no tienen por qué suponer necesariamente un buen escenario para nosotros. Al contrario, buenas relaciones pueden ser positivas para que el pueblo saharaui pueda ejercer su derecho a la autodeterminación siempre que el gobierno de España use esas buenas relaciones para saldar su deuda con los saharauis; algo que no se ha hecho hasta ahora ya que todos los gobiernos han mantenido como prioridad complacer a Marruecos. Igual que la fórmula empleada estos años por el Consejo de Seguridad ha fracasado lo mismo ocurre con España; el complacer a Marruecos a cualquier precio no funciona y la mejor prueba es la crisis de Ceuta. Se debe adoptar una nueva visión y creo que España después de lo ocurrido está mejor posicionada para tratar esta problemática desde un punto de vista diferente. El Magreb es una realidad cultural, social y estratégica mucho más allá de Rabat.

Marruecos y el Frente Polisario protagonizan una pugna diplomática en la Unión Europea. El Frente Polisario apela al Derecho Internacional como fundamento de su actuación y confía que los años 2022 y 2023 «serán clave» en la resolución del conflicto.

NP: Desde el Frente Polisario se conjuga la opción militar y la política. ¿Es compatible la negociación para resolver el conflicto mientras se mantienen las hostilidades? ¿Y más concretamente, cuál es el marco que reclaman las autoridades saharauis?

No es incompatible. El alto el fuego, antes del 13 noviembre de 2020, era un instrumento en manos de Marruecos para consolidar su ocupación militar del territorio. Dejó de ser una etapa preparatoria a la descolonización del territorio para ser un instrumento en manos de Marruecos para consolidar su ocupación. Para muchos de nuestros combatientes el alto el fuego antes del 13 de noviembre era el equivalente a ser guardias de la ocupación de su propia patria. Políticamente el alto el fuego dejó de tener ningún sentido y por eso estalló la guerra.

Naciones Unidas, y sobre todo el Consejo de Seguridad, es donde falló todo. Porque resolver el conflicto dejó de ser una prioridad y han tomado la costumbre de “gestionar el conflicto”, y eso supone mantener el estatus quo, perpetuar la ocupación del territorio. Si se abandona esta visión ya sabemos cuál es el camino; el Consejo de Seguridad debe hacer el ejercicio necesario de sentarse con las partes, los expertos, los antiguos enviados especiales y saber en qué hemos fallado durante treinta años. Y a partir de ahí salir con las condiciones necesarias para fijar la hoja de ruta que para nosotros debe contener tres elementos: determinar con claridad objetivo final, calendario y garantías. Sobre el objetivo, durante los últimos años las resoluciones invitan a la confusión y ello condicionó el fracaso de todos los enviados personales, porque al fin y al cabo no tenían el mandato claramente determinado. Hay que determinar cuál es el objetivo final, que es la descolonización del territorio y la organización de un referéndum como se acordó en 1991 por ambas partes. Segundo, el calendario, porque treinta años perdidos es mucho tiempo; y nadie ni en el Sáhara Occidental ni en la región tiene el ánimo de reproducir la misma experiencia; el calendario debe ser fijado de manera clara. Y el tercer elemento deben ser las garantías, el Consejo de Seguridad debe garantizar el cumplimiento de la hoja de ruta.

Si no se hace este ejercicio se puede nombrar a quien quieran, pero todos estarán condenados al fracaso porque el Consejo de Seguridad aún está instalado en la lógica de la gestión y no hay un mandato claro. Si se llega a la conclusión de que hay que adoptar una nueva visión por supuesto que hay cabida a una solución política que es compatible con la guerra, que es una forma de resistencia sobre el terreno. La historia nos ha dado muchos ejemplos, la mayoría de conflictos se ha resuelto con la correlación paralela entre la acción de resistencia entre el terreno y la acción política.

Para ampliar: El caso Ghali, entre el espionaje, el lawfare y la zona gris

También eres miembro del Secretariado Nacional del Frente Polisario, el máximo órgano de dirección. Especialmente desde el reinicio de las hostilidades el número de mensajes y noticias calificando al Polisario de “organización terrorista” y similares han aumentado. Esto se vio con claridad en el denominado “Caso Ghali” y el intento de lawfare. ¿Cómo se responde a esta estrategia comunicativa?  

Para nosotros tachar la imagen del Frente Polisario y difamar forma parte de una estrategia muy antigua por parte de Marruecos. Nosotros creo que hemos hecho prueba de transparencia en muchas cosas; por ejemplo, en cuanto al tema de Derechos Humanos es Marruecos quien está a la defensiva, nosotros hemos defendido que la MINURSO monitoree los DDHH tanto en los campos de refugiados como en los territorios ocupados, pero ello lo rechazan. En los campamentos todas las organizaciones internacionales están presentes y los visitantes internacionales vienen por miles. Lo que pasó recientemente con nuestro presidente en España fue solo una excusa para instrumentalizar un hecho aislado y humanitario no solo contra el Polisario sino también contra España. Creo que el presidente lo ha gestionado de la mejor manera, respondiendo a la justicia española y las sentencias hablan por sí solas. Esta es la realidad, y Marruecos la realidad la utiliza mediante lobbies en países concretos, son campañas que no tienen vida más allá de unos días.


¿Quieres participar en nuestra nueva campaña de Goteo.org?

Ayúdanos a crear un medio independiente. Cualquier aportación será bienvenida.

Estudiante de Ciencia Política en la Universidad de Salamanca. Intentando ofrecer una visión crítica de la geopolítica. Militante. He cubierto y vivido sobre el terreno los procesos migratorios en Grecia, Italia y Melilla. Ahora escribo sobre América Latina.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.