Portada | Europa | Vladimir Putin arrasa en las elecciones rusas sin gran competencia y podría gobernar hasta 2036

Vladimir Putin arrasa en las elecciones rusas sin gran competencia y podría gobernar hasta 2036

Vladimir Putin, presidente de Rusia. En las elecciones rusas ha conseguido revalidar su cargo por quinta vez.
Vladimir Putin, presidente de Rusia. En las elecciones rusas ha conseguido revalidar su cargo por quinta vez. Fuente:  Kremlin.ru – bajo CC BY 4.0 DEED

Vladimir Putin ha sido reelegido en las elecciones presidenciales de Rusia con un contundente 87,28% de los votos, asegurando así su quinto mandato en el Kremlin. La participación ciudadana fue notable, alcanzando el 77%, la cifra más alta desde la disolución de la Unión Soviética en 1991. No obstante, el proceso electoral ha sido objeto de denuncias de fraude por parte de algunas organizaciones tanto rusas como extranjeras.

Putin no ha tenido ningún rival de peso, quedando en segundo lugar el candidato del Partido Comunista de la Federación de Rusia (PCFR), Nikolay Kharitonov con el 4,37% de los votos. El líder tradicional del PCFR, Guennadi Ziugánov, optó por no participar en los comicios, posiblemente influenciado por su avanzada edad y la percepción de que estas podrían ser sus últimas elecciones. Esta decisión se vio impulsada al esperar un bajo resultado fruto del contexto político y militar que atraviesa el país desde 2022 y el fortalecimiento del control estatal por parte de Putin. La presencia de líderes como Ziugánov o la cabeza de la formación liberal Gente Nueva, Alexei Nechayev, habría servido para arrojar una mayor legitimidad al resultado holgado de Putin, ya que el propio líder comunista había denunciado irregularidades en elecciones pasadas. Sin embargo, ninguno concurrió.

El único candidato contrario a la guerra era Boris Nadezhdin, que fue descalificado por “irregularidades en las firmas”. Su manifiesto de campaña le presentaba como “opositor a las políticas del actual presidente”, en contra del “uso injustificado de la fuerza militar contra otros países” y a favor de la “cooperación con los países occidentales”.

Para ampliar: Rusia tras la invasión: errores estratégicos en Ucrania y deterioro de su influencia global

El candidato de corte liberal Vladislav Davankov prometía en su manifiesto “paz y negociaciones en nuestros propios términos” con Ucrania, pero no se declaraba contrario a la invasión. Además, hacía hincapié en que su objetivo era mantener una ”Rusia fuerte e independiente”, una narrativa similar utilizada por Putin. Contó con el apoyo del partido liberal Gente Nueva, que también ha respaldado la política exterior del presidente. Davankov obtuvo el 3,9% de los votos. A Alexei Navalny, por su parte, se le denegó presentar su candidatura debido a su condena penal y murió recientemente bajo las duras condiciones de una colonia penal rusa del Ártico.

Por último, destaca el hecho que se trataban de las primeras elecciones con el nuevo liderazgo del Partido Liberal Democrático de Rusia después de la muerte de su líder histórico, Vladimir Zhirinovsky. El nuevo representante, Leonid Slutsky, ha cosechado apenas un 3,2% de los sufragios. La relevancia del dato no pasa tanto por el bajo porcentaje, viendo la escasa competitividad del proceso electoral, sino en el descenso del partido ultranacionalista a la cuarta posición, incluso por debajo de un candidato que abogaba por la paz.

Tras la última reforma constitucional que auspició Rusia Unida, el partido oficialista, en 2020, Putin mantiene la opción de presentarse en 2030 a un segundo mandato de seis años desde el reinicio del conteo. Gracias a la enmienda presentada por la excosmonauta Valentina Tereshkova, esa opción supondría su sexto mandato desde 1999 y, en ese caso, podría terminar su carrera presidencial en 2036.

Suscríbete y accede a los nuevos Artículos Exclusivos desde 3,99€

Si escoges nuestro plan DLG Premium anual tendrás también acceso a todos los seminarios de Descifrando la Guerra, incluyendo directos y grabaciones.