Portada | Europa | La agricultura desencadena una crisis entre Ucrania y Polonia

La agricultura desencadena una crisis entre Ucrania y Polonia

Grano ucraniano tirado al suelo por los agricultores polacos.
Grano ucraniano tirado al suelo por los agricultores polacos durante las protestas.

Las relaciones entre Ucrania y Polonia han experimentado nuevas tensiones debido a las protestas protagonizadas por agricultores polacos. Estos han llevado a cabo bloqueos de los pasos fronterizos y las autopistas para impedir la llegada de productos agrícolas ucranianos. Critican las regulaciones medioambientales de la Unión Europea por suponer un aumento de los costos de producción y denuncian lo que denominan competencia desleal del exterior, en particular de Ucrania tras la decisión de Bruselas en 2022 de eximir de deberes a las importaciones ucranianas de alimentos. En una nueva escalada de la crisis, los agricultores polacos han esparcido por el suelo 10 vagones de maíz ucraniano –lo que equivale a 160 toneladas– en señal de protesta.

Ucrania es uno de los principales exportadores agrícolas de Europa. Tras la invasión rusa, la Unión Europea decidió eximir a Kiev de los aranceles en sus exportaciones para ayudar a uno de sus principales tejidos económicos. De esta forma, los productos agrícolas ucranianos podrían ser incluidos dentro del ecosistema económico europeo. Esta medida, sin embargo, no gustó a un número considerable de agricultores europeos que ven en Ucrania un competidor que puede inundar con sus productos todo el mercado. El gobierno polaco, a pesar de ser uno de los principales apoyos de Kiev en la guerra, no puede dar la espalda a los agricultores debido a su importancia política. En este sentido, parece que la opinión pública polaca también se ha posicionado del lado de los agricultores; según una encuesta, el 46,5% apoya el cierre de fronteras a los alimentos ucranianos, frente a un 29,4% que se opone.

Para ampliar: Elecciones en 2023: Polonia

El gobierno ucraniano ha denunciado la situación en varias ocasiones, llegando incluso a afirmar que los bloqueos benefician a Rusia y perjudican el suministro de armamento necesario para sostener el esfuerzo de guerra. Asimismo, Kiev ha pedido a las autoridades polacas y a la Comisión Europea que tomen cartas en el asunto para atajar las protestas de los agricultores. El duro lenguaje utilizado no ha gustado en Varsovia al considerar injusto que se insinúe que con sus acciones favorecen a Moscú teniendo en cuenta que Polonia es uno de los principales valedores de Kiev en la Unión Europea y en la OTAN. Cabe recordar que no es la primera vez que hay choques importantes entre ambos países. Un motivo de disputa ha sido la consideración de Stepan Bandera como héroe nacional en Ucrania, hecho que encoleriza a Polonia ya que juzgan a Bandera como responsable de matanzas de judíos y polacos durante la Segunda Guerra Mundial.

Más allá de las preocupaciones de los agricultores europeos, la posible adhesión de Ucrania a la Unión Europea plantea una serie de desafíos que dificultan su realización a corto plazo. La entrada de Kiev provocaría significativas disparidades económicas dentro de la Unión ya que se convertiría en uno de los principales receptores de fondos europeos, lo que reduciría la disponibilidad de financiación para otros Estados miembros. Además, la inclusión de productos agrícolas ucranianos en el mercado común podría perjudicar a países como Polonia, Francia y España. Estos países no solo son los principales beneficiarios de la Política Agrícola Común (PAC), sino que también enfrentarían una competencia interna considerable que podría generar problemas significativos para sus agricultores.

Suscríbete y accede a los nuevos Artículos Exclusivos desde 3,99€

Si escoges nuestro plan DLG Premium anual tendrás también acceso a todos los seminarios de Descifrando la Guerra, incluyendo directos y grabaciones.