Portada | Europa | El auge de Reform UK a costa de los tories

El auge de Reform UK a costa de los tories

Neil Farage, actual presidente honorario de Reform UK.
Neil Farage, actual presidente honorario de Reform UK. Fuente: Gage Skidmore – bajo CC BY-SA 2.0 DEED

El 24 de febrero el Partido Conservador suspendió a Anderson Lee, parlamentario y ex vicepresidente general desde el gobierno de Boris Johnson, por negarse a ofrecer una disculpa tras sus declaraciones criticadas como islamófobas en el canal conservador GB News, donde presenta su propio programa, Lee Anderson’s Real World. El candidato de la circunscripción electoral de Ashfield comentaba: “No creo que los islamistas controlen el país, pero sí creo que se han hecho con el control de [Sadiq] Khan y de Londres (…) [el alcalde Khan] ya les ha entregado la capital a sus colegas”. Tras 17 días como diputado independiente, el 11 de marzo el líder de Reform UK, Richard Tice, le daba la bienvenida a sus filas y Lee se convertía así en el primer miembro del parlamento de este partido de ideología de derecha más radical.

Según declaraba el propio Tice al medio de comunicación Sky News, “hay conversaciones en curso” con otros diputados. También afirmó vehementemente que, si el primer ministro Rishi Sunak no convocaba elecciones antes del próximo mayo, otros seguirían los pasos de Lee. El transfuguismo del exconservador ya ha hecho sonar la alarma entre los tories, que temen que otros parlamentarios descontentos con el gobierno de Sunak y de perfil menos moderado se unan a la agrupación fundada por Nigel Farage, especialmente ante el futuro incierto del maltrecho partido. Lo cierto es que los conservadores están divididos; prueba de ello es que ya otras figuras, como Suella Braverman, Kemi Badenoch o Liz Truss, defendían líneas más duras respecto a diversas cuestiones como la guerra cultural o la inmigración, opiniones que siguen la línea de la formación de Tice.

Para ampliar: El ordenamiento constitucional del Reino Unido

Las encuestas de intención de voto de principios de 2024 muestran una caída en picado del Partido Conservador desde octubre del 2021, ahora situándose en una horquilla del 19% al 24% del electorado, y un aumento para Reform UK desde enero de este año, con alrededor de un 12%-14% actualmente.

Conforme a las actuales estadísticas de la intención de voto es poco probable que obtengan numerosos escaños en el parlamento. Sin embargo, al dirigir su campaña principalmente a los votantes conservadores del Muro Rojo –la región que agrupa circunscripciones tradicionalmente laboristas que se extiende desde Gales hasta el noreste de Inglaterra– en 2019, Reform UK podría socavar las ya justas mayorías conservadoras de los escaños que estos ganaron en ese mismo año, lo que probablemente beneficie al Partido Laborista.

Es más, Reform UK ha alcanzado su nivel más alto de apoyo en el Muro Rojo en detrimento de Sunak, a pesar de que aún están lejos de batir el récord del Partido del Brexit, que se sitúa en un 29% en Peterborough en 2019. Reform UK tratará de aprovechar al máximo su impulso en las encuestas y su tercer puesto en dos de las tres últimas elecciones que tuvieron lugar en febrero de 2024 –en Kingswood con un 10,4% de votos y en Wellingborough con un 13%–, cuyos resultados apuntan principalmente a los votantes conservadores desilusionados de 2019.

¿Pero por qué están desertando los votantes del partido de Sunak? Según el think tank More in Common, aunque los potenciales votantes de este nuevo partido de derechas comparten la misma preocupación que el resto de los británicos respecto al galopante coste de vida, difieren significativamente en cuanto a sus siguientes prioridades. El 79% de ellos identifica la inmigración como su principal preocupación, seguido de cerca por el crimen, con un 41% de las respuestas. De hecho, seis de cada diez personas señalan las políticas de inmigración como la principal razón para apostar por el partido de Tice. De acuerdo con lo que un miembro del Partido Conservador confesó al Financial Times, “el Brexit pretendía controlar nuestras fronteras y la crisis de las pateras refuerza esta sensación de que las cosas están fuera de control”. Además, una quinta parte de aquellos que han transfugado a Reform UK señalan que el partido se ha vuelto “demasiado woke“. 

Para ampliar: El futuro de la monarquía británica con el rey Carlos III

A diferencia de los comicios pasados, en 2019, en los que el Partido del Brexit se retiró para ayudar a Boris Johnson en las elecciones, ya no hay vuelta a atrás para los desilusionados exvotantes de los tories: si Reform UK no fuera una opción, solo una cuarta parte volvería a los conservadores. Asimismo, Tice no parece tan amistoso. Se niega a repetir el acuerdo de 2019 y según sus propias declaraciones su intención es “aplastar” y “destruir” al Partido Conservador en las elecciones generales.

Sin embargo, no todo es de color rosa para Tice. Reform UK se enfrenta a un importante escollo. El 25% de sus votantes respaldan al partido debido a Nigel Farage, mientras que un porcentaje menor, solo el 7%, lo hace en apoyo al actual líder. El reconocimiento del nombre de Tice es escaso, incluso entre los simpatizantes de Reform UK. Es por ello que uno de los mayores temores del Partido Conservador es el posible regreso de Farage, actual presidente honorario de Reform UK, y repetir el error de David Cameron, que pagó un alto precio al subestimar el Partido del Brexit, resultando en la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Aunque se espera que lleve a cabo un papel destacado durante las elecciones, el que fuera un acérrimo defensor de UKIP y el Partido del Brexit ha aseverado que no tiene intención de hacer un octavo intento de ser elegido para la Cámara de los Comunes. 

Suscríbete y accede a los nuevos Artículos Exclusivos desde 3,99€

Si escoges nuestro plan DLG Premium anual tendrás también acceso a todos los seminarios de Descifrando la Guerra, incluyendo directos y grabaciones.