Declaraciones de Joe Biden tras la caída de Kabul

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha dado un discurso televisado en el cual ha expuesto su postura sobre la retirada de Afganistán y la situación sobre el terreno tras la caída de Kabul en manos de los talibán. Os dejamos la transcripción de ese discurso traducida al castellano.


Transcripción oficial en inglés

Buenas tardes. Quiero hablar hoy de la situación que se está desarrollando en Afganistán, los acontecimientos que han tenido lugar en la última semana y las medidas que estamos tomando para reaccionar a una situación que evoluciona rápidamente.

Mi equipo de seguridad nacional y yo hemos estado siguiendo de cerca la situación sobre el terreno en Afganistán y actuando rápidamente para ejecutar los planes – incluyendo aquellos de contingencia – que habíamos preparado para responder a cada escenario incluyendo el rápido colapso que estamos viendo ahora mismo.

Hablaré más en un momento sobre los pasos específicos que estamos tomando, pero quiero recordarles a todos cómo llegamos aquí y cuáles son los intereses de Estados Unidos en Afganistán.

Fuimos a Afganistán hace casi 20 años con objetivos claros: atrapar a los que nos atacaron el 11 de septiembre de 2001 y asegurarnos de que Al Qaeda no pudiera usar Afganistán como base desde la cual atacarnos nuevamente.

Hicimos eso. Degradamos severamente las redes de Al Qaeda en Afganistán. Nunca abandonamos la búsqueda de Osama bin Laden, y lo atrapamos. Eso fue hace una década.

Nuestra misión en Afganistán nunca debió haber sido la construcción de una nación. Nunca se supuso que estuviera creando una democracia unificada y centralizada.

Nuestro único interés nacional vital en Afganistán sigue siendo hoy lo que siempre ha sido: prevenir un ataque terrorista en territorio estadounidense.

He sostenido durante muchos años que nuestra misión debería centrarse estrictamente en la lucha contra el terrorismo, no en la contrainsurgencia o en la construcción de una nación. Por eso me opuse al aumento cuando se propuso en 2009 cuando yo era vicepresidente. Y es por eso que, como presidente, insisto en que nos centremos en las amenazas que enfrentamos hoy en 2021, no en las amenazas de ayer.

Hoy en día, la amenaza terrorista se ha extendido mucho más allá de Afganistán: al Shabaab en Somalia, al Qaeda en la Península Arábiga, al-Nusra en Siria, ISIS que intenta crear un califato en Siria e Irak y establece filiales en varios países de África y Asia. Estas amenazas merecen nuestra atención y nuestros recursos.

Estamos llevando a cabo misiones antiterroristas funcionales contra grupos terroristas en varios países donde no tenemos una presencia militar permanente. Si es necesario, haremos lo mismo en Afganistán. Hemos desarrollado la capacidad de realizar operaciones antiterroristas desde más allá del horizonte (sin necesidad de tener presencia permanente en el país) que nos permitirá mantener nuestros ojos fijos en cualquier amenaza directa a los Estados Unidos en la región y actuar rápida y decisivamente si es necesario.

Cuando asumí el cargo, heredé un acuerdo que el presidente Trump negoció con los talibanes. Según su acuerdo, las fuerzas estadounidenses estarían fuera de Afganistán el 1 de mayo de 2021, poco más de tres meses después de que asumí el cargo.

La presencia militar estadounidense (en Afganistán) ya se había reducido durante la administración Trump de aproximadamente 15.500 a 2.500 soldados sobre el terreno, y los talibanes estaban en su punto más fuerte, militarmente hablando, desde 2001.

La elección que tuve que tomar, como vuestro presidente, fue entre cumplir con ese acuerdo o estar preparado para volver a luchar contra los talibanes en medio de la temporada de combates de primavera.

No habría habido un alto el fuego después del 1 de mayo. No había ningún acuerdo que protegiera a nuestras fuerzas después del 1 de mayo. No había un statu quo de estabilidad sin bajas estadounidenses después del 1 de mayo.

Solo existía la fría realidad de cumplir con el acuerdo para retirar nuestras fuerzas o intensificar el conflicto y enviar miles de soldados estadounidenses más al combate en Afganistán, entrando en la tercera década del conflicto.

Respaldo firmemente mi decisión. Después de 20 años, he aprendido por las malas que nunca hubo un buen momento para retirar las fuerzas estadounidenses.

Por eso todavía estábamos allí. Teníamos la vista fija sobre los riesgos. Planeamos todas las contingencias.

Pero le prometí al pueblo estadounidense que siempre sería sincero. La verdad es que esto se desarrolló más rápidamente de lo que habíamos anticipado.

Entonces, ¿qué pasó? Los líderes políticos de Afganistán se rindieron y huyeron del país. El ejército afgano se derrumbó, a veces sin intentar luchar.

En todo caso, los acontecimientos de la semana pasada reforzaron mi convicción de que poner fin a la participación militar estadounidense en Afganistán ahora era la decisión correcta.

Las tropas estadounidenses no pueden ni deben luchar y morir en una guerra que las fuerzas afganas no están dispuestas a luchar por sí mismas. Gastamos más de un billón de dólares. Entrenamos y equipamos una fuerza militar afgana de unos 300.000 efectivos, increíblemente bien equipada, una fuerza mayor en tamaño que las fuerzas armadas de muchos de nuestros aliados de la OTAN.

Les dimos todas las herramientas que podían necesitar. Pagamos sus salarios, proporcionamos el mantenimiento de su fuerza aérea, algo que los talibán no tienen. Los talibán no tienen fuerza aérea. Brindamos apoyo aéreo cercano. Les dimos todas las oportunidades para determinar su propio futuro. Lo que no pudimos brindarles fue la voluntad de luchar por ese futuro.

Hay algunas unidades y soldados de las fuerzas especiales afganas muy valientes y capaces, pero si Afganistán no puede montar una resistencia real contra los talibanes ahora, no hay posibilidad de que 1 año más, 5 años más o 20 años más de presencia militar estadounidense sobre el terreno hubieran hecho una gran diferencia.

Y esto es lo que creo de corazón: está mal ordenar a las tropas estadounidenses que den un paso al frente cuando las propias fuerzas armadas de Afganistán no lo harían. Si los líderes políticos de Afganistán se han mostrado incapaces de unirse por el bien de su pueblo, incapaces de negociar el futuro de su país cuando el riesgo era bajo, nunca lo habrían hecho mientras las tropas estadounidenses permanecieran en Afganistán soportando la peor parte de la guerra y luchando en su lugar.

A nuestros verdaderos competidores estratégicos, China y Rusia, nada les encantaría más que ver a Estados Unidos seguir dedicando miles de millones de dólares, atención y otros recursos para tratar de estabilizar Afganistán indefinidamente.

Cuando recibí al presidente Ghani y al presidente Abdullah en la Casa Blanca en junio, y nuevamente cuando hablé por teléfono con Ghani en julio, tuvimos conversaciones muy francas. Hablamos sobre cómo Afganistán debería prepararse para librar su guerra civil después de la partida del ejército estadounidense, para limpiar la corrupción en el gobierno y para que el gobierno pudiera funcionar para el pueblo afgano. Hablamos extensamente sobre la necesidad de que los líderes afganos se unan políticamente.

No pudieron hacer nada de eso.

También los insté a participar en la diplomacia, a buscar un acuerdo político con los talibán. Este consejo fue rechazado rotundamente. El Sr. Ghani insistió en que las fuerzas afganas lucharían, pero obviamente estaba equivocado.

Así que nuevamente les pregunto a aquellos que argumentan que deberíamos quedarnos: ¿cuántas generaciones más de hijas e hijos de Estados Unidos me harían enviar a luchar contra los afganos, en la guerra civil de Afganistán, cuando las tropas afganas no lo harán? ¿Cuántas vidas más, vidas estadounidenses, vale la pena? ¿Cuántas filas interminables de lápidas en el Cementerio Nacional de Arlington?

Tengo clara mi respuesta: no repetiré los errores que cometimos en el pasado. El error de quedarnos y luchar indefinidamente en un conflicto que forma parte del interés nacional de los Estados Unidos, de duplicar los esfuerzos para resolver una guerra civil en un país extranjero, de intentar rehacer un país a través de los interminables despliegues militares de las fuerzas estadounidenses.

Esos son los errores que no podemos seguir repitiendo, porque tenemos importantes intereses vitales en el mundo que no podemos permitirnos ignorar.

También quiero reconocer lo doloroso que es esto para muchos de nosotros. Las escenas que estamos viendo en Afganistán son desgarradoras, particularmente para nuestros veteranos, nuestros diplomáticos, trabajadores humanitarios y para cualquiera que haya pasado tiempo en el terreno trabajando para apoyar al pueblo afgano.

Para aquellos que han perdido a sus seres queridos en Afganistán y para los estadounidenses que han luchado y servido en el país – servido a nuestro país en Afganistán – esto es profunda, profundamente personal.

También lo es para mí. He trabajado en estos temas tanto tiempo como nadie. Estuve por todo Afganistán durante esta guerra, mientras la guerra continuaba, desde Kabul hasta Kandahar y el valle de Kunar.

He viajado allí en cuatro ocasiones diferentes. Me reuní con la gente. He hablado con los líderes. Pasé tiempo con nuestras tropas. Y llegué a comprender de primera mano lo que era y lo que no era posible en Afganistán.

Entonces, ahora estamos enfocados en lo que es posible.

Continuaremos apoyando al pueblo afgano. Lideraremos con nuestra diplomacia, nuestra influencia internacional y nuestra ayuda humanitaria. Continuaremos presionando por una diplomacia regional y por el compromiso de prevenir la violencia y la inestabilidad. Continuaremos defendiendo los derechos básicos del pueblo afgano, de mujeres y niñas, tal como lo hacemos en todo el mundo.

He dejado claro que los derechos humanos deben ser el centro de nuestra política exterior, no la periferia. Pero la forma de hacerlo no es mediante despliegues militares interminables; es con nuestra diplomacia, nuestras herramientas económicas y movilizar al mundo para que se una a nosotros.

Ahora, permítanme exponer la misión actual en Afganistán. Se me pidió que autorizara, y lo hice, el despliegue de 6.000 soldados estadounidenses en Afganistán con el propósito de ayudar en la salida de personal civil estadounidense, y aliado, de Afganistán y para evacuar a nuestros aliados afganos, y a aquellos afganos vulnerables, a un lugar seguro fuera de Afganistán.

Nuestras tropas están trabajando para asegurar el aeródromo y asegurar el funcionamiento continuo de los vuelos civiles y militares. Estamos tomando el control del tráfico aéreo.

Hemos cerrado nuestra embajada de forma segura y hemos transferido a nuestros diplomáticos. Nuestra presencia diplomática está ahora consolidada en el aeropuerto.

En los próximos días, tenemos la intención de transportar a miles de ciudadanos estadounidenses que han estado viviendo y trabajando en Afganistán. También continuaremos apoyando la salida segura del personal civil de nuestros aliados que todavía está sirviendo en Afganistán.

La Operación “Allies Refugee”, que anuncié en julio, ya ha trasladado a 2.000 afganos que son elegibles para visas especiales de inmigración y sus familias a los Estados Unidos. En los próximos días, el ejército de los EE.UU. continuará brindando asistencia para mover a más afganos, elegibles para la visa especial para inmigrantes, y a sus familias fuera de Afganistán.

También estamos ampliando el acceso de los refugiados para cubrir a otros afganos vulnerables que trabajaban para nuestra embajada, agencias no gubernamentales de EE. UU, – afganos que, de lo contrario, corren un gran riesgo – o agencias de noticias estadounidenses.

Sé que hay preocupación sobre por qué no comenzamos a evacuar a los afganos, a los civiles, antes. Parte de la respuesta es que algunos afganos no querían irse antes, todavía esperanzados por su país. Y en parte se debió a que el gobierno afgano y sus partidarios nos desanimaron de organizar un éxodo masivo para evitar desencadenar, como decían, “una crisis de confianza”.

Las tropas estadounidenses están cumpliendo esta misión con la misma profesionalidad y eficacia que siempre lo hacen, pero no está exenta de riesgos. Mientras llevamos a cabo esta salida, le hemos dejado claro a los talibán: si atacan a nuestro personal o interrumpen nuestras operaciones, la presencia de Estados Unidos será rápida y la respuesta será rápida y contundente. Defenderemos a nuestro pueblo con una fuerza devastadora si es necesario.

Nuestra misión militar actual será breve en el tiempo, de alcance limitado y centrada en sus objetivos: llevar a nuestra gente y nuestros aliados a un lugar seguro lo más rápido posible.

Y una vez que hayamos completado esta misión, concluiremos nuestra retirada militar. Terminaremos con la guerra más larga de Estados Unidos después de 20 largos años de derramamiento de sangre.

Los eventos que estamos viendo ahora son una triste prueba de que ninguna cantidad de fuerza militar lograría jamás un Afganistán estable, unido y seguro – conocido en la historia como el “cementerio de los imperios”.

Lo que está sucediendo ahora podría haber sucedido con la misma facilidad hace 5 años o 15 años en el futuro. Tenemos que ser honestos: nuestra misión en Afganistán ha dado muchos pasos en falso – cometido muchos pasos en falso – en las últimas dos décadas.

Ahora soy el cuarto presidente estadounidense que preside la guerra en Afganistán: dos demócratas y dos republicanos. No transferiré esta responsabilidad a un quinto presidente.

No engañaré al pueblo estadounidense afirmando que un poco más de tiempo en Afganistán marcará la diferencia. Tampoco rehuiré mi parte de responsabilidad sobre dónde estamos hoy y cómo debemos avanzar desde aquí.

Soy presidente de los Estados Unidos de América, y la responsabilidad es mía.

Estoy profundamente entristecido por los hechos que enfrentamos ahora. Pero no me arrepiento de mi decisión de poner fin a la guerra de Estados Unidos en Afganistán y mantener un enfoque claro en nuestras misiones antiterroristas allí y en otras partes del mundo.

Nuestra misión de degradar la amenaza terrorista de Al Qaeda en Afganistán y matar a Osama bin Laden fue un éxito.

Nuestro esfuerzo de décadas para superar siglos de historia y cambiar y rehacer permanentemente Afganistán no lo fue, y escribí y creí que nunca podría ser.

No puedo pedir, ni pediré, a nuestras tropas que sigan luchando sin cesar en la guerra civil de otro país, sufriendo bajas, sufriendo heridas devastadoras, dejando familias destrozadas por el dolor y la pérdida.

Esto no redunda en nuestro interés de seguridad nacional. No es lo que quiere el pueblo estadounidense. No es lo que merecen nuestras tropas, que han sacrificado tanto durante las dos últimas décadas.

Me comprometí con el pueblo estadounidense cuando me postulé para presidente de que pondría fin a la participación militar de Estados Unidos en Afganistán. Y aunque ha sido difícil y complicado, y sí, lejos de ser perfecto, he cumplido ese compromiso.

Más importante aún, me comprometí con los hombres y mujeres valientes que sirven a esta nación de que no les iba a pedir que siguieran arriesgando sus vidas en una acción militar que debería haber terminado hace mucho tiempo.

Nuestros líderes hicieron eso en Vietnam cuando llegué aquí cuando era joven. No lo haré en Afganistán.

Sé que mi decisión será criticada, pero prefiero aceptar todas esas críticas antes que pasar esta decisión a otro presidente de los Estados Unidos, a otro más, a un quinto.

Porque es la correcta, es la decisión correcta para nuestra gente. Es lo adecuado para nuestros valientes miembros del servicio (militar) que han arriesgado sus vidas al servicio de nuestra nación. Y es lo adecuado para Estados Unidos.

Así que gracias. Que Dios proteja a nuestras tropas, a nuestros diplomáticos y a todos los valientes estadounidenses que sirven poniendo sus vidas en peligro.


Video con las declaraciones de Joe Biden
Graduado en Ciencias Políticas por la Universidad de Salamanca, Master por la Universidad Complutense y la Universidad Camilo José Cela. Las Relaciones Internacionales han sido desde hace años mi principal campo de interés profesional y personal. Estoy interesado especialmente en las Grandes Potencias y Oriente Medio.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.