El presidente Izetbegovic junto a sus tropas