Terrorismo islamista en China

0
1175

En octubre de 2013 saltaron las alarmas en Pekín. Más concretamente en la célebre y triste plaza Tiananmen que en 1989 presenció la masacre de una gran cantidad de estudiantes. Un vehículo todoterreno con tres ocupantes -que resultaron ser familia- embistió a todos los transeúntes que pudo alcanzar de los que transitaban por la avenida Chang An. En vídeos publicados posteriormente se puede observar a través de la ventana del vehículo banderas islámicas parecidas a las utilizadas por el Estado Islámico, negras y con la Shahada en el centro. El ataque costó la vida de 5 personas y hubo 40 heridos. El método utilizado de ”car ramming attack” era algo novedoso, mas tarde hemos tenido la desgracia de verlo reflejado en Occidente en ataques como el de Estados Unidos, Niza, Berlín o Barcelona. En noviembre del mismo año el MITO(Movimiento Islámico del Turquestán Oriental) reivindicó la autoría de la acción.

Tres de los acusados fueron condenados a muerte en 2014 y todos procedían de la región de Xinjiang, situada al norte de China y lugar donde se aloja una mayoría de población uigur, etnia musulmana acusada de numerosos ataques terroristas en en el país asiático.

¿Tenemos información acerca del terrorismo islamista que ha sacudido China en los últimos años?

Ha pasado media década desde la oleada de ataques terroristas que sufrió el gigante asiático en los años 2013-2014. La información recibida en Occidente ha sido escasa acerca de esta serie de sucesos que precisamente ocurrieron anteriormente a los reiterados ataques yihadistas en Occidente a partir de 2014, y que coincidió con la creciente hegemonía que estaba consiguiendo el grupo terrorista Estado Islámico tanto en Siria como en Iraq.

La amenaza yihadista, como podemos ver es un enemigo común de toda la humanidad. Lo podemos ver tanto en China, Europa, África o el siempre azotado Oriente Medio. Algo que sin duda cambia, es la forma de combatirlo, según la latitud las diferencias son bastante claras. Por ejemplo entre Occidente y China, sin establecer ningún juicio de valor, los yihadistas lo tienen más ”enmarañado” en el país asiático ya que las organizaciones islámicas del Xinjiang hacen frente a un estado muy hermético para el resto del mundo. Ello conlleva que desde las altas esferas del gobierno se puedan emplear métodos más ‘directos y eficaces’ así como contundentes para acabar con la lacra del fundamentalismo islámico. Para Pekín podría decirse que es un problema menor, ya que aunque aumentaran por cincuenta los atentados yihadistas sufridos en la región, nada provocaría una inestabilidad real en el gobierno, donde las preocupaciones se centran más en las continuas amenazas que sufren sus mares y las sanciones por parte del siempre incómodo Tío Sam. Pero aún así, el país más poblado de Asia Central actúa con dureza para evitar amenazas en sus fronteras y como no podría ser de otra manera por intereses geoestratégicos en Xinjiang, como la creación de la ambiciosa iniciativa euroasiática de Una Franja, Una Ruta, algo de lo que posiblemente os hablaremos en otro artículo. Por todo esto, y por la gran cantidad de recursos que dispone, le pese a quién le pese, al gigante asiático nunca se le pasaría por la cabeza perder la legitimidad sobre esta región.

Imagen de archivo del atentado uygur en Tiananmen / CHINA OUT AFP PHOTO

En definitiva, China desde la creciente oleada de atentados sufridos entre 2013-2014, no ha sufrido ningún ataque vinculado a grupos islamistas. Sólo en 2016 hubo un ataque contra la sede del Partido Comunista en el condado de Qaraqash, en Xinjiang, pero que no fue reivindicado por ningún grupo y no se posee demasiada información al respecto. En cambio, en Occidente es a partir de 2014 cuando comienza la masiva oleada de atentados que sembrará el pánico en la sociedad. ¿Debería quizás Occidente plantearse luchar seriamente contra este fenómeno y aplicar un control y mano dura parecidos al que viene aplicando Pekín y que, siendo objetivos, tan buen resultado les ha dado?. Pero esto se realizaría teniendo en cuenta y asumiendo que habría un recorte en las libertades que Occidente brinda(*). ¿Estaríamos dispuestos?, o quizás, ¿Debería seguir tan abierto y permisivo como hasta ahora y que los terroristas puedan, en muchos casos, campar a sus anchas?.

Para entender el surgimiento del islamismo radical en China y la emigración de radicales uigures hacia tierras del califato en Oriente Medio para unirse a la yihad, es necesario analizar la región de Xinjiang o Turquestán Oriental, una región autónoma de la República Popular de China situada al noroeste del país. Aquí conviven entre otros muchos pueblos, los uigures, una etnia musulmana suní con gran número de radicalizados. A raíz de las guerras de Irak y Siria, muchos uigures se han trasladado a tierras del califato para recibir entrenamiento y afiliarse a organizaciones terroristas según las palabras del principal responsable chino en la región, Wu Sike.

En este artículo expondremos donde se ubica y quién vive en la Región Autónoma de Xinjiang, la sociedad uigur, los grupos islamistas existentes en la zona (que son considerados organizaciones terroristas por Occidente y que han causado tantos quebraderos de cabeza a Pekín), los ataques yihadistas que sufrió China durante los años 2013-2014 y brevemente los terroristas uigures que se desplazan a Siria o Irak para luchar en las filas de Estado Islámico.

Turquestán Oriental

Aunque Xinjiang signifique nuevo territorio o nueva frontera, lleva siglos vinculado a China y es una región de vital importancia para el país. Entre los diferentes nombres con los que se denomina esta zona del país encontramos Turquestán Oriental o Turquestán. Pero estos nombres siempre han sido utilizados por la gran mayoría de independentistas que quieren desvincularse de la República Popular de China. Para el gran gigante asiático la denominación es Región Autónoma Uigur de Xinjiang, una región rica en yacimientos de hidrocarburos aún inexplotados y en minerales, en su mayoría el oro, algo que refleja la gran importancia geoestratégica que supone para Pekín, que no está dispuesto a perder la región a manos de un movimiento independentista que pone en peligro la soberanía y la integridad territorial del país. La Región Autónoma Uigur de Xinjiang representa alrededor de un sexto del territorio de la República Popular de China, por lo que es la provincia más grande del país, mayor incluso que el Tibet.

Aunque la etnia uigur ha sido siempre la mayoritaria en la provincia, China ha provocado en los últimos años una constante emigración de la etnia ‘Han’ hacia Xinjiang, por lo que ahora casi el 40% de la región está formada por una etnia china que profesa el budismo, taoísmo u otras religiones tradicionales chinas y que poco a poco está comiendo territorio a los musulmanes, que protestan en numerosas ocasiones de los privilegios que se le otorgan a esta etnia no musulmana así como la pérdida poco a poco de sus costumbres a causa de lo que ellos llaman como ‘Hanización’ de la región. Aunque un dato curioso es que según informaciones del gobierno chino, la región autónoma de Xinjiang cuenta con al menos 24.000 mezquitas o centros de oración por lo que cuesta creer algunas afirmaciones sobre la poca libertad de los uigures para profesar su fe.

Mapa de Xinjiang y sus fronteras.

Xinjiang está dividido en la parte septentrional y la meridional. Como podemos observar en el mapa, la parte meridional posee una ‘suerte’ de frontera con Pakistán, Afganistán, Turkmenistán, Kirguizistán y Tayikistán , con lo cual no es necesario decir que es la parte más radicalizada. La gran mayoría de terrorista uigures proceden de esta parte meridional. Además aunque no limite con Uzbekistán, el país está muy cerca y allí también existe un importante movimiento islamista. En cambio la parte septentrional es más estable, ya que limita entre otros, con Kazajistán que es el país más estable de la zona con ningún movimiento importante yihadista o islamista. También limita con Rusia y Mongolia.

La población no supera los 30 millones de personas aunque curiosamente el tamaño es unas cinco veces España con 1.600.000 km cuadrados. Esto se debe en parte a sus características geográficas con el desierto de Taklamakán, parte del desierto de Gobi y la cadena montañosa de Tianshan.

Entre la gran cantidad de etnias que conviven en la región estarían: uigur(46%), chinos ‘Han’ (38%), kazajos (8%), hui (5%), kirguís (0,9%), sartas(0,3%) y otras minorías como los tayicos, mongoles o los xibe manchú. A pesar de que las religiones mayoritarias en China son las religiones tradicionales basadas en el politeísmo, el budismo o el taoísmo, en la región de Xinjiang todas las etnias nombradas anteriormente que habitan a la par menos la Han, mongol o xibe manchú siguen la fe musulmana (recordad que fuera del Xinjiang también existen etnias musulmanas). Con esto podemos entender que aunque la región es predominantemente musulmana, Xinjiang no es propiedad ni mucho menos de los uigures. De hecho como dato curioso, los hui (volver en su traducción) fueron los primeros chinos que se convirtieron al islam en el siglo X en China. Por aquella época llegaron a las costas del país los persas que eran comerciantes que iban y volvían, de aquí el nombre. Ellos fueron los que introdujeron el islam en el país. El problema surgió cuando el país asiático cerró sus fronteras, prohibiendo a los comerciantes persas la entrada en la nación. Fue entonces cuando estos chinos convertidos al islam se vieron en la tesitura de solo casarse entre ellos para poder conservar su etnia.

El pueblo Uigur

Los uigures son un grupo étnico que habita en su mayoría en la región del Xinjiang, aunque dentro de China existe un pequeño número de uigures que conviven desde hace cientos de años en la provincia de Hunan, al sudeste del país. También hay un grupo minoritario que por el siglo IX emigró a la provincia de Gansu y allí se convirtieron al budismo tibetano. Sus descendientes aún permanecen en la región, conocidos como los yugur.

El gobierno chino reconoce oficialmente a 56 etnias dentro del país, entre los que se encuentran los uigures, que después de la etnia han son el grupo mayoritario. También existen pequeños grupos de población uigur en Uzbekistán, Kazajistán, Kirguistán y en el resto de países de Asia central. A su vez, en Turquía también habita un importante número de uigures, los que huyeron del Partido Comunista en el siglo XX y los llegados en los últimos años, según diferentes testimonios escapando de las autoridades chinas o en transito a zonas de Oriente Medio para unirse a la yihad, sea como fuere y según un servidor, ambas hipótesis seguramente ciertas. Conforme al Congreso Mundial Uigur, con sede en Munich y contrario al régimen de Xi Jinping, en el mundo habría entre 15 y 20 millones de uigures, conformando la población de origen turquico más numerosa en Asia Central tras los kazajos y los uzbekos .También cuentan con importantes grupos o comunidades en países como Alemania, Suecia y Estados Unidos.

Tuvieron la oportunidad de establecer hasta dos Repúblicas del Turquestán Oriental. La primera fue muy breve de tan solo un año (1933-1934). Fue de ideología islámica y no tuvo reconocimiento internacional. La segunda se proclamó en 1945 y duró hasta 1949, aunque realmente estuvo totalmente controlada e influenciada por la Unión Soviética. Después de cinco años de independencia, Xinjiang fue reintegrada a la República Popular de China y nunca ha vuelto a separarse, aunque el pueblo uigur anhela aquella época y todavía hoy perduran esas ansias de volver a tiempos pasados.

La mezquita de Kashgar es una de las mas importantes de la región.

Los uigures son en realidad turcos originarios de las montañas altaicas y hablan una lengua de origen túrquico, con alfabeto árabe. Tiene dos dialectos muy parecidos, uno meridional y otro septentrional, dependiendo la zona del Xinjiang. Se convirtieron al islam aproximadamente hace mil años y la gran mayoría se identifica con la religión suní. Son muy cercanos a los uzbekos. Antes de la creciente conversión al islam eran tengristas, budistas o nestorianos. El islam ha tenido una gran influencia en los sistemas judiciales, económicos y educativos dentro de la comunidad.

La influencia islámica de esta etnia está relacionada con la cultura persa y de países musulmanes. Una pregunta que siempre surge es ¿Por qué si estuvieron influenciados por los persas no son de mayoría chií?. No habría respuestas concretas, simplemente a lo largo de la historia se han identificado más con la interpretación suní del islam.

Sabiendo esta serie de detalles podemos pasar a analizar la relación entre los uigures y el fundamentalismo islámico en China, donde esta comunidad ha sido uno de los principales quebraderos de cabeza para Pekín.

Yihadismo en China

Pese a que la amenaza terrorista era una realidad, hasta la oleada de atentados yihadistas perpretados en Occidente desde 2014-2015 en París, Bruselas, Berlín, Niza, Reino Unido o San Petesburgo entre otros, a raíz del ascenso del Estado Islámico en Siria e Iraq. No se habia tomado ninguna medida preventiva, y obviamente cuando se pusieron sobre la mesa ya era tarde. Tras las masacres se comenzaron a tomar fuertes medidas de seguridad, pero la amenaza ya se había establecido provocando un tremendo daño en nuestra sociedad y un sentimiento de inseguridad permanente.

Por suerte o por desgracia, China es un país hermético y totalmente fuera de la órbita occidental. Por lo que a la hora de hacer frente al yihadismo, el gigante asiático no actuó de la misma forma que Europa. En cuanto la amenaza yihadista surgió, se intentó cortar de raíz, ya que Pekín ha implementado diversas campañas represivas con el objetivo de terminar con la amenaza que los uigures radicales suponen para un país en su mayoría ateo. Aunque se haya conseguido en gran medida el objetivo a través de la vulneralización de los derechos humanos, detenciones masivas o penas de muerte, la realidad es que se ha conseguido y se ha terminado casi por completo con la actividad uigur-yihadista en la región. Pero esto no quiere decir que no exista amenaza ya que las últimas políticas implementadas por el país asiático han causado un aumento del malestar de la comunidad, por lo que pese a la calma existente hoy día, la situación podría empeorar y desembocar en un nuevo ciclo de violencia y tensiones que veríamos como afrontaría el gobierno. En definitiva, China no iba a permitir que su estabilidad se pusiera en riesgo por movimientos islámicos fundamentalistas y tomó medidas para evitarlo desde un principio, aunque esas medidas no fuesen acordes con las políticas occidentales.

Policía China reprime a la fuerza una protesta Uygur.

El terrorismo islamista en la República Popular de China no es algo nuevo, y aunque recientemente hemos podido observar vídeos del propio Estado Islámico apoyando al pueblo uigur y a las minorías musulmanas en China, asegurando que se ”derramarán ríos de sangre para vengar a las víctimas de la opresión”, el terrorismo yihadista ya ha sacudido el país asiático desde la década de los 90 con varias organizaciones yihadistas vinculadas a Al Qaeda que desataron el terror durante años en el país.

Ya desde un largo periodo de tiempo, China declara que regularmente sufre ataques yihadistas y lamenta el escaso interés surgido en occidente y lo poco que se ha valorado el trabajo del país en su lucha contra el fundamentalismo islamista. De hecho desde la prensa occidental siempre se ha obviado la existencia de terrorismo yihadista en China, ya que es costumbre poner en entredicho las informaciones y comunicados que llegan desde Pekín. Tampoco se publican en occidente los continuos informes realizados por el gobierno chino sobre los uigures con ansias independentistas y los actos de terror que han llegado a causar en el país. Solo publican informaciones cuando la represión de Pekín contra esta comunidad musulmana puede ser utilizada para dañar la imagen de la República Popular de China.(*)

Los uigures son una comunidad con costumbres, creencias y cultura totalmente diferentes a la sociedad china. De aquí surgen las continuas confrontaciones con el estado chino de predominancia atea y la forma de vida islámica que reclama la comunidad uigur. Entre este caldo de cultivo han surgido diferentes movimientos como la Organización para la liberación del Turquestán o el Movimiento Islámico del Turquestán Oriental, calificadas por el gobierno chino de terroristas y que supuestamente han cometido una gran cantidad de atentados desde los años 90 hasta nuestros días.

Organización para la Liberación del Turquestán Oriental-El Movimiento Islámico del Turquestán Oriental

La Organización para la Liberación del Turquestán Oriental o ETLO según sus siglas en inglés fue fundada en 1990 y su líder fue Mehmet Emin Hazret. La organización a día de hoy está inactiva aunque sigue considerándose organización terrorista por China y Kazajistán. Esta organización, siempre vinculada con Turquía y sus servicios secretos, ha realizado diferentes ataques en territorio chino entre los años 1998-2003. Entre estas acciones se enumeran secuestros, asesinatos de diplomáticos como el Primer Secretario de la Embajada China, e incluso han sido acusados de realizar ataques químicos en la ciudad de Kashi. Pero lo más mediático fue en marzo de 2003 cuando secuestraron en Xinjiang un autobus con todos sus pasajeros, asesinaron a 21 de ellos incluido el conductor y quemaron el vehículo con los cuerpos en el interior.

El Movimiento Islámico del Turquestán Oriental o MITO según su abreviatura. Es una organización terrorista insurgente de China, que tiene como objetivo su independencia total del país e instaurar un Estado Islámico en la región de Xinjiang. La organización fue fundada en 1997 por Hasan Mahsum en su vuelta de peregrinación a la Meca, más conocido fuera de China como Abu Muhammad al Turkestani. Se dice que fundó el grupo en Waziristán del Sur. La organización es de naturaleza yihadista-suní y está integrado por miembros de la etnia uigur.

Hasan Mahsum fundador del Movimiento Islámico del Turquestán Oriental

Las raíces salafistas en la región se pueden otorgar a la influencia del clérigo Ablikim Mahsum(*), quien desempeñó durante 7 años (1985-92) el cargo de videpresidente del Comité de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino por el condado de Yecheng, en la prefectura de Kashi, con lo que gozaba del respeto de la población. Esto fue aprovechado por Ablikim para difundir en la región su interpretación fundamentalista del Corán entre los jóvenes estudiantes que asistían a sus sermones. Surgieron ocho famosos ”discípulos” que una vez formados en la ideología salafista de su maestro, comenzaron sus actividades de captación en la provincia. Entre los ocho discípulos estaba Hasan Mahsum, fundador del MITO.

Entre los años 1990 y 2000, el MITO ha perpretrado centenares de ataques terroristas en China. Urumchi, capital del Xinjiang ha sido la más azotada por estas agresiones.

En noviembre de 1991, la organización islamista asaltó un furgón y se apoderó de una gran cantidad de dinero. Con ello improvisaron varios campos de entrenamiento y adquirieron armas y material explosivo para la fabricación de IEDs, que luego utilizarían el 5 de febrero de 1992 precisamente en Urumchi en medio de las fiestas del año nuevo chino donde murieron decenas de personas en varias explosiones.

El 25 de febrero de 1997 realizaron otro ataque en Urumchi con explosivos en diferentes líneas de autobús. Un explosivo falló pero murieron 9 personas y hubo 60 heridos.

Pero nada que ver con la masacre provocada en la misma ciudad en 2009. Cuando la noche del 5 de julio comenzaba la explosión de una multitud de artefactos explosivos en diferentes distritos, con un desenlace de 156 muertos y 1700 heridos. Aunque en occidente tengamos poca información sobre el terrorismo yihadista en China, este atentado ha sido uno de los más sangrientos de la historia del terrorismo yihadista en todo el planeta.

Atentados yihadistas recientes en China

2013 – 28 de octubre, atentado suicida con todoterreno en la plaza Tiananmen, 5 muertos y cerca de 40 heridos.

2014 – 30 de abril y 22 de mayo, doble atentado suicida en Urumchi(capital de la Región Autónoma de Xinjiang), 33 muertos y más de un centenar de heridos.

– 1 de marzo, apuñalamiento múltiple en la estación de tren de Kunming, 29 muertos y 143 herido.

– 6 de mayo, apuñalamiento múltiple en la estación ferroviaria de Cantón, al menos 10 heridos, ningún muerto.21 de junio, ataque a la sede central de la policía de Kargilik, 13 muertos(todos los atacantes), 3 heridos.

– 28 de julio, ataque a sede central de la policía de Yarkant, 96 muertos y gran número de heridos(sin cifras concretas).

El Movimiento Islámico del Turquestán en Siria

Han sido muchas las hipótesis acerca de la cifra de uigures que se han desplazado a Siria e Iraq a raíz de los avances del grupo terrorista Estado Islámico en ambos países levantinos. Según declaraciones de Imad Mustafá, embajador sirio en Pekín, en mayo de 2017 la cifra ascendería a 4.000 o 5.000 yihadistas uigures. Aunque según datos de 2014, año de mayor hegemonía del Estado Islámico en ambos países, las cifras que se barajan estarían entre 3.000 o 10.000. Como se puede observar ante tal baile de cifras, seguir la pista de los yihadistas chinos no ha sido nada fácil. Ante esta situación y la creciente preocupación de Pekín, se intensificó la cooperación con Damasco y se estrecharon las relaciones entre ambos países, ya que aunque China permanezca en un segundo plano, es indudable el apoyo al gobierno sirio. El presidente Bashar al Asad confirmó esta cooperación entre los servicios de inteligencia de ambos países y aclaró que se han intensificado las operaciones de lucha contra los terroristas uigures que lograron entrar al país, como explicaremos a continuación, a través de Turquía.

Pero ¿cómo se desplazan de una manera aparentemente tan sencilla, yihadistas chinos hacia tierras del autoproclamado califato?. Supuestamente hay tres rutas que los yihadistas pueden tomar para finalizar su largo trayecto en Turquía.

-Xinjiang-Vietnam-Camboya y Tailandia-Kuala Lumpur(Malasia)

-Xinjiang-Kunming(capital de la provincia de Yunnan, en China)-Laos-Tailandia-Malasia

-Xinjiang-Birmania-Tailandia-Malasia

¿Porqué Turquía?, El apoyo por parte del país a esta minoría se fundamenta en la ideología panturquista. Aparte de la conexión uigur con el pueblo turco, éste es el único país que no extradita a los ciudadanos de esta etnia procedentes de China. Si fueran capturados en cualquier país de los involucrados en la ruta, serían extraditados y se las tendrían que ver con un gobierno, que ni mucho menos será comprensivo con su causa. Ya en 2014, más de 300 uigures fueron detenidos en Tailandia acusados de portar pasaportes falsos.

Como venimos diciendo, los uigures son un pueblo de origen turco, que tienen una gran comunidad tanto en barrios de Estambul, como el situado en el polémico distrito de Zeytinburnu o en la ciudad turca de Kayseri, ubicada en el centro de Anatolia. En Kayseri ya hubo en 2016 un atentado contra un autobus de militares turcos que causó la muerte de 14 personas y unos 40 heridos y en Zeytinburnu el mayor problema es el tráfico de drogas. En relación a la gran comunidad uigur en Turquía y el apoyo de ésta a la causa uigur podemos sacar varias conclusiones. El apoyo tanto del país euro-asiático como del particular presidente Recep Tayyip Erdogan a la causa uigur siempre ha estado presente como una forma de intentar desestabilizar china por parte del dirigente turco, siempre con unas ansias expansionistas que recuerdan al Imperio Otomano. Erdogan llegó incluso a acusar a China de ejecutar un auténtico genocidio contra la minoría uigur. Al mismo tiempo, siempre se ha barajado la posibilidad de que Turquía haya facilitado la llegada de los uigures a su país para enviarlos a Siria e Iraq a luchar tanto contra el gobierno sirio como contra el gobierno chií que ha dirigido Iraq los últimos años. La frontera utilizada con más frecuencia habría sido la situada en el distrito de Elbeyli, en la provincia turca de Kilis. Estas fronteras, sobre todo desde el inicio de la guerra han sido muy porosas y transitadas continuamente por terroristas, aunque en la actualidad, parece estar más vigilada y no es tan fácil su circulación.

Desfile del Estado Islámico del Turkestán mostrando musculo.

Los yihadistas procedentes de China en muchos casos realizan la ruta acompañados de toda su familia. La mayoría se han unido a las filas del Frente al Nusra(al Qaeda en Siria) o Estado Islámico, aunque en algunos casos no juran lealtad a ninguna organización y combaten por su cuenta en la ”Brigada del Turquestán” (Katibat Turkestani). Diferentes informaciones no confirmadas, aseguraban que en 2014, en la autoproclamada capital del califato en Siria, en la ciudad de Raqqa, la comunidad uigur poseía incluso un barrio para su convivencia. Pero la realidad para los uigures ha sido seguramente muy diferente a la que ellos llegaron a imaginar. Al no tener experiencia ni el idioma, muchos han sido usados por los yihadistas para inmolarse o para emprender operaciones donde la muerte estaba casi asegurada, como durante los enfrentamiento en Kobane contra los kurdos, donde una gran cantidad de uigures fueron abatidos.

Para finalizar, lo que no se puede obviar, es el gran desplazamiento uigur hacia tierras del califato a través de Turquía. Estos, en un primer momento y viendo el ascenso de Daesh en la región, vieron con buenos ojos desplazarse a Oriente Medio. Quizás para permanecer para siempre con sus familias y huir de la represión China o quizás para recibir entrenamiento militar que luego puedan utilizar en el país asiático para cometer atentados y seguir dando quebraderos de cabeza a Pekín a la vez que siembran el terror en la región de Xinjiang. Tampoco se puede negar la casi erradicación de la actividad yihadista uigur en China desde la oleada de ataques entre 2013 y 2014, coincidiendo con la expansión de Estado Islámico en Siria e Iraq. Esto, como comentabamos anteriormente, ¿se debe a que están huyendo de la gran represión a la que el gigante asiático lleva años sometiendo a su comunidad? o quizas ¿Al masivo desplazamiento de uigures con sus familias gracias a la ayuda de Turquía hacia Siria e Iraq?. Algo que es seguro, es que los que decidieron irse, quizás estén hoy día en una peor situación, debido al duro golpe que están recibiendo  en oriente medio en los últimos años.

BIBLIOGRAFÍA

http://www.iniseg.es/blog/seguridad/informacion-no-contada-del-panturquismo-trafico-de-personas-y-guerra-en-siria-e-irak/

https://spanish.almanar.com.lb/191959

https://www.theatlantic.com/china/archive/2013/09/the-uighurs-chinas-embattled-muslim-minority-are-still-seeking-an-identity/280065/

https://rgnn.org/es/2016/04/15/el-mito-toda-una-realidad-parte-i-2/

http://www.refworld.org/pdfid/4b6fe1442.pdf

https://secindef.org/ponencia-de-juan-jose-alarcon-ante-la-sei/

https://secindef.org/cooperacion-antiterrorista-entre-china-y-el-sudeste-asiatico/

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-38521427

https://elpais.com/internacional/2009/07/07/actualidad/1246917608_850215.html

(*)(*)(*)Juan Jose Alarcon, Libro Terrorismo Yihadista en China.

The following two tabs change content below.

Jose Mota