Los desconocidos kurdos de Líbano

0
657

¿Como han llegado allí?

Desde su creación, el Líbano es un lugar de asilo para todas las minorías oprimidas y esto se aplica a los kurdos que se refugiaron allí hace muchos años.

A diferencia de los kurdos en Irán, Turquía, Siria o Irak, los kurdos en el Líbano no hicieron ningún llamamiento a la autonomía o la separación.

Según el jefe de la Asociación Cultural Social Nowruz de los kurdos libaneses, Hanan Othman, la estimación mas reciente de kurdos en el Líbano es de entre 100.000 y 150.000, las migraciones han aumentado su número debido a los recientes acontecimientos en Afrin, Kobane y Hassaka.

Hanan Othman

La mayoría de los kurdos viven en Beirut occidental, en particular en el Zaqqat Al Balat, pero después de la guerra siria, muchos kurdos se asentaron en Burj Hammoud, también conocida como la pequeña Armenia, ubicada al noreste de la capital libanesa. Después del genocidio de 1915, los armenios que huían de los horrores en Anatolia construyeron nuevas vidas allí.

El primer grupo de familias kurdas llegó al Líbano en el siglo XI. Eran familias feudales, príncipes y provenían de tribus importantes. Básicamente llegaron a defender al Líbano de la ofensiva cristiana en la Primera Cruzada, mas adelane acudieron a la llamada del también kurdo Saladino. Las familias kurdas más notables que se convirtieron en libaneses son:

  • Los Jumblat que hasta hoy se encuentran principalmente en el área de chouf en el Monte del Líbano. Hoy en día, están representados por el líder druso del Líbano y el actual líder del Partido Socialista Progresista, Walid Jumblat.
  • Al Marabi que gobernó durante el siglo 12 la región de Akkar en el norte del Líbano.
  • Al Saifa que gobernó Trípoli y hasta hoy es conocido por su caballerosidad y generosidad.etc.

El segundo lote llegó en 1920 especialmente desde Mardin y Bhután, como resultado de la violencia, la represión y el genocidio que les infligió el Estado turco, y después del Tratado de Sykes-Picot y la división del Kurdistán iraquí.

Según un estudio publicado por la Universidad Americana de Beirut, la comunidad kurda en el Líbano se divide en dos grupos principales: los que hablan el dialecto Kurmanji y los que hablan un dialecto árabe imbuido de influencias kurdas, siríacas y turcas.

Presencia política

La guerra civil libanesa no perdonó a los kurdos que fueron chivos expiatorios en muchas situaciones y cuya vida en el Medio Oriente es una verdadera epopeya griega.

En 1975, los kurdos fueron liquidados sobre la base de la secta del “sábado negro” mientras se encontraban en el puerto de Beirut trabajando como porteadores. Muchos fueron asesinados en las siguientes áreas: Karantina y Tel Zaatar, además de las barreras sectarias en varias áreas de Beirut.

En los primeros años de la guerra, la participación kurda se centró principalmente en la lucha contra las milicias cristianas en el este de Beirut. Luego, en 1984, comenzaron a luchar contra Amal, el principal grupo de milicias chiítas. En ese momento, Amal estaba tratando de controlar el sur y el oeste de Beirut en alianza con Siria.

De vuelta a la masacre de Karantina, esta última era un distrito de tugurios estratégicamente ubicado en Beirut controlado por fuerzas de la Organización de Liberación de Palestina (OLP), pero habitado principalmente por musulmanes libaneses y palestinos, así como algunos kurdos y armenios. Karantina fue invadida por milicias cristianas con respaldo sirio que deseaba controlar el puerto de Beirut.

La matanza de Karantina sería vengada por las facciones armadas palestinas pocos días después en Damour el 20 de enero de 1976, dejando casas quemadas y cientos de civiles muertos en la aldea cristiana de la montaña.

Algunos kurdos libaneses, se jactan de que el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, también conocido como PKK liderado por Abdullah Ocalan (PKK), se originó en Líbano como un movimiento de resistencia contra Israel junto con otras facciones, antes de trasladarse a Turquía.

Se sabe que los kurdos a los que se otorgó el pasaporte libanés prometieron lealtad a los líderes sunitas, especialmente durante las elecciones parlamentarias.

Hanan Othman, que recientemente fue candidata para el segundo distrito de Beirut para las elecciones parlamentarias de 2018, aseguró que se prometió a los kurdos libaneses tener un escaño parlamentario y escuelas de idioma kurdo, pero nada ha cambiado y los kurdos todavía se sienten ciudadanos de segunda clase en el país. El resentimiento es legítimo ya que los armenios que tienen 6.000 votantes en Beirut tienen diputados, mientras que los kurdos que tienen 12,000 votos no están representados por nadie.

Situación socioeconómica

Los kurdos en el Líbano son en su mayoría de bajo nivel económico y educativo, muchos factores influyeron en esto, pero con certeza la falta de ciudadanía libanesa en la mayoría de sus integrantes al menos hasta mediados de la década de 1990.

Los kurdos en el Líbano son en gran parte trabajadores de la construcción, construcción de carreteras, vendedores ambulantes de verduras, taxistas, etc. En la mayoría de los casos, trabajan sin seguro social o médico y, por supuesto, sin derechos sindicales.

El primer ministro asesinado, Rafic Hariri, trabajó activamente en 1994 en la naturalización de la comunidad kurda. Tenía intereses obvios en hacer eso, ya que le habría ganado más votos sunitas y la simpatía de sus seguidores.

Hariri logró a pesar de muchas oposiciones de los chiíes y los partidos cristianos otorgarle a miles de kurdos la ciudadanía libanesa. Sin embargo, políticamente, pudieron votar pero no fueron elegidos, a pesar de que la naturalización de la ley no significa su incapacidad de estar representados en el parlamento o en los municipios. Pero estar representado en Beirut implica que la posición de los kurdos vaya unida detrás de un solo candidato.

A pesar de todos los problemas que enfrentan los kurdos en el Líbano, están de acuerdo en que tienen algo que hacer en Turquía, Irán, Irak o Siria, y esa es la libertad de expresión. Los kurdos en el Líbano pueden tomar las calles y hacer manifestaciones siempre que no perturben el orden público. Pueden celebrar Nowruz, la llegada de la primavera o cualquier fiesta kurda sin temer por sus vidas o preocuparse por terminar en la cárcel.

Kurdos libaneses celebrando el Newroz.

Los kurdos en el Líbano están todos agradecidos a ese pequeño país que les dió la bienvenida, pero a todo el sueño de viajar a su El Dorado, una tierra prometida que les otorgará derechos sociales y un pasaporte que les dará algo de lo que están privados, un sentido de pertenecer.

The following two tabs change content below.

Christiane waked

Christiane Waked es analista de riesgos, ex agregada de prensa de la Embajada de Francia en Emiratos Árabes Unidos y ha desempeñado su trabajado como lingüista y analista en el Ministerio del Interior francés

Latest posts by Christiane waked (see all)