La penúltima Batalla de Damasco

2
2527

Tras un avance frenético en el este y centro del país, el Ejército Sirio se apresura a recuperar el control de los últimos enclaves de Damasco bajo control rebelde. Pese a la presión internacional por evitarlo y la campaña humanitaria en apoyo de los civiles, todo parece indicar que la batalla de Ghouta Oriental será recordada durante mucho tiempo por ser una de las mas brutales de este siglo junto a la de Alepo.

Vista aérea de Jobar el distrito en Ghouta que mas ha sufrido la guerra.

¿Cual es la importancia de Ghouta?

En la antigüedad Damasco fue fundada sobre un oasis en medio del desierto, este surgió tras ser regado por las aguas del rio Barada que descienden del Qalamoun Occidental. Los habitantes de la antigua ciudad irrigaron la tierra desértica creando canales de manera que la zona cultivable y verde se expandió hacia el este, sur y suroeste. Los jardines de Damasco como se conoce comúnmente a esta zona fueron desde siempre una región agrícola y rural, y su población mas conservadora, en contraste con los ciudadanos de la capital mas cosmopolita.

La región es un importante productor de frutas y hortalizas que alimentan el país. Sin embargo en las últimas décadas la expansión de la ciudad fue comiendo terreno a los campos de cultivo que fueron parcialmente sustituidos por cinturones industriales y núcleos urbanos convertidos en suburbios de la capital. Controlar la zona significa reducir significativamente el abastecimiento de los mercados damascenos, lo que conlleva un alza de los precios que afectan directamente al consumidor, provocando mayor desencanto con las élites del país. Otro de los factores es la reducción del control sobre el suelo industrial centrado estos 7 años casi en exclusiva a la producción militar.

Vista satelital de Damasco. División de la ciudad y sus suburbios.

Pero sin duda lo que le convierte en un enclave altamente estratégico es su situación en torno a Damasco. La Capital a espaldas de la barrera montañosa del Qalamoun Occidental tiene cortado el acceso hacía el resto del territorio nacional si no controla Ghouta Oriental y Occidental.

A día de hoy, el Ejército ha logrado recuperar la totalidad de los enclaves rebeldes en Ghouta Occidental, no obstante los grupos de corte islamista mantienen todavía mas del 60% de Ghouta Oriental. Para hacernos una idea de su importancia, el distrito de Jobar, por ejemplo, está a tan solo 12 km del Palacio Presidencial y Jisreen a 22km del Aeropuerto Internacional de Damasco. Es por ello que los grupos rebeldes mantienen sus expectativas en derribar al Gobierno Sirio, y este no puede declarar su victoria y empujarlos a una reconciliación nacional sin despejar la presión sobre la capital.

¿Porqué han resistido los rebeldes de Ghouta Oriental?

Dos son las claves en este aspecto: La figura aglutinadora de Zahran Alloush (Jaysh al-Islam) y la simbiosis entre los militares desertores de Faylaq al-Rahman y la zona urbana de Ghouta Oriental.

Como hemos señalado, Ghouta está representada por una sociedad conservadora, formada por campesinos del rural y trabajadores de las fábricas de los suburbios. A partir de la crisis surgida en el año 2000 un nuevo estrato social se acopló a esta población, el de los desplazados provenientes de las zonas que sufrían la emergencia económica y las sequías, quienes sufrieron penurias al no encontrar acomodo en la capital, lo que sirvió como caldo de cultivo de las ideas religiosas y salafistas que se estaban implantando en Siria.

Cuando las revueltas estallaron en 2011, pronto se viralizaron en el cinturón de Damasco, pese a ello fueron pocas y sin cohesión las brigadas rebeldes que surgieron. Y no fue hasta finales de ese año que comenzaron a organizarse auténticos batallones tras la Amnistía de Islamistas decretada por Assad intentando reducir la presión de las protestas.

Entre los liberados se encontraba Zahran Alloush hijo de un salafista local de Douma y prominente erudito del Corán con fuertes nexos a miembros de inteligencia saudita. Zahran en 1990 fue enviado a Arabia Saudita a estudiar jurisprudencia islámica en la Universidad Islámica de la Meca. Allí tomó contacto directo con la doctrina wahabita estudiando los textos de los ultraconservadores Ibn Baz e Ibn Othaymeen, de vuelta en Siria a mediados de los noventa, comenzó a crear una red clandestina salafista que distribuía textos religiosos saudíes, mientras acumulaba y traficaba con armas para los insurgentes iraquís tras la invasión Estadounidense de Irak en 2003.

Zahran Alloush en uno de sus discursos.

En 2009 Estados Unidos presiona a Bashar al-Assad para que corte el flujo yihadista desde Siria a Irak, con lo que el presidente sirio comienza a detener a clérigos y dirigentes islamistas alrededor del territorio sirio, uno de los detenidos es Zahran que pasaría 2 años en la cárcel de Sednaya antes de convertirse en el caudillo de Ghouta.

Una vez liberado, Zahran se unió tempranamente a una brigada asociada al Ejército Libre Sirio, pero solamente tardó unos meses en crear su propia milicia, La Compañía del Islam, formada por antiguos compañeros de la organización clandestina que dirigía en 2009, viejos veteranos salafistas de la insurgencia iraquí y alumnos de su padre.

Los nexos de su padre el predicador de la mezquita Tawid en Douma, con miembros de la inteligencia de Arabia Saudita le sirvieron al grupo como fuente de financiación, ya que la petromonarquía árabe estaba en aquellos momentos deseosa de formar grupos que derrocasen a Bashar al-Assad y el partido Baath.

Pronto la Compañía creció, hasta convertirse primero en una Brigada y después en un Ejército. La popularidad aumentó rápidamente por dos motivos: La financiación proveniente de salafistas sirios y saudíes en Arabia y su reputación por su pureza religiosa encarnada principalmente en su líder, quien poseía una oratoria elocuente que sabía atraer con facilidad a aquellos hastiados con el gobierno, prometiendo un califato islámico sin corrupción en Damasco.

El joven rebelde supo aglutinar a su alrededor a la mayoría de facciones rebeldes, bien por su carisma, sus apoyos externos y también por su capacidad para derrotar a sus rivales internos militarmente. Mientras el vivió, Ghouta tuvo un líder por encima de los demás y un Consejo Militar Unificado que redujo de manera considerable las guerras entre facciones, el motivo principal de la derrota de los rebeldes en el resto de Siria.

Estado Mayor de Faylaq al-Rahman grabando un comunicado.

La otra causa que ha llevado a los rebeldes a evitar la derrota en Ghouta ha sido la capacidad que han tenido los desertores del ejército sirio que se aglutinaron entorno a la milicia Faylaq al-Rahman, quienes supieron sacar juego a las particularidades de los suburbios de Damasco en Ghouta creando trincheras y túneles como si de campo abierto se tratara. Esta simbiosis les sirvió para tener un ejército de combatientes locales que conocían las calles de los suburbios como la palma de sus manos. Entre estos milicianos supieron enrolar a importantes contrabandistas de la zona que le permitieron controlar las rutas clandestinas de abastecimiento, de forma cubrieron sus necesidades y la de parte de los ciudadanos, quienes respondieron uniéndose a sus filas.

¿Que milicias están presentes en Ghouta Oriental?

En 2013 el Ejército Sirio logró asediar por completo Ghouta Oriental cortando la linea de suministros que llegaba desde Turquía. Esto llevó a los grupos a abastecerse a través de túneles clandestinos y el Checkpoint de Wafideen controlado por Jaysh al-Islam, esta particularidad le sirvió para ejercer el dominio sobre las demás milicias pudiendo crear un Comando Militar Unificado, gracias al aislamiento del resto del país que evitaba la influencia de los conflictos intrarebeldes del resto de Siria. Con la muerte de Zahran Alloush en 2015 tras un bombardeo gubernamental esta unión se vino abajo, y los diversos grupos comenzaron una guerra fratricida dentro del cerco.

Mapa de la distribucción de las facciones rebeldes en Ghouta Oriental.

Hoy en día estos son los diferentes grupos que allí mal conviven:

Jaysh al-Islam:

El Ejército del Islam es un grupo salafista local formado inicialmente por la familia Alloush y sus seguidores y alumnos habituales que se ha establecido en la mitad Este de Ghouta y cuya sede radica en la ciudad de Douma. Tanto Zahran como su padre fueron importantes predicadores suníes formados en Arabia Saudita e influenciados por el wahabismo saudí, cuyo objetivo tenía el de su implantación en Siria. La milicia pudo establecerse y crecer gracias a las importantes donaciones de salafistas sirios y saudíes radicados en Arabia Saudita que decidieron involucrarse por las relaciones personales labradas con la familia Alloush. Mas adelante el apoyo de Kuwait fue clave, en este emirato del golfo, importantes personalidades aparecían en televisión en los famosos teletones recaudando dinero que mas tarde enviarían a Jaysh al-Islam. Arabia Saudita fue quién tradujo estás importantes donaciones en armamento y salarios para los combatientes del grupo. Armamento que procedía de los islamistas libios y entraba con la colaboración de Turquía y Qatar, y se introducía en Ghouta por el paso de Otaybah hasta 2013.

Desfile del Ejército del Islam en Ghouta mostrando su poderío militar.

En lo ideológico el grupo quiso establecer un Califato Islámico en Damasco, basado en la ley islámica (Sharia). Sus partidarios desprecian totalmente la democracia ya que la consideran inferior al Corán, frecuentemente han atacado a otras milicias seculares y a defensores de la democracia y los derechos humanos, similar opinión tienen del comunismo al que califican como un nido de apóstatas. Según palabras de su ideólogo Zahran Alloush, el islam verdadero es el de los suníes, por lo que la lucha en Siria no es por la democracia si no para acabar con el régimen Nusayri, término despectivo con el que los suníes sirios se refieren a los alawitas ya que los consideran una doctrina herética por mezclar islam con cristianismo y gnosticismo. En ese aspecto no han dudado en enjaular a alawitas capturados, utilizándolos como escudos humanos.

Para mantener el control de Ghouta, Zahran creo una red de informantes sobre el terreno, con la que lograba saber lo que hacían las milicias rivales, ongs y cualquier persona dentro de su ‘reino’. El pagaba a los vecinos a cambio de información. En definitiva acabo creando un régimen policial. Los opositores a Jaysh al-Islam caidos en desgracia iban a parar a la Prisión del Arrepentimiento en Douma, donde son torturados y asesinados por orden de los tribunales islámicos.

Jaysh al-Islam ejecuta a miembros del Estado Islámico.

La milicia fue claramente la mas poderosa en Ghouta Oriental, -Los informes mas optimistas le asignan cerca de 10.000 combatientes- el control del CheckPoint del millón (Wafideen) sobre el que recaudaban el 30% del precio de las mercancías, así como varios túneles de contrabando le permitieron dirigir y liderar a los rebeldes. En este aspecto supieron unir a los diferentes tribunales islámicos de manera que lograron fusionar a diversas milicias menores. Los que se negaron sufrieron la ira de Zahran Alloush que no dudó en destruirles como en el caso de Jaysh al-Umma y el Estado Islámico en Ghouta. Con al Qaeda han mantenido una relación amor odio, pese a que han participado en prácticamente todas las batallas como aliados, la negativa de los yihadistas a unir su tribunal de la sharia con el de Jaysh al-Islam, generó recelo entre ambos grupos y desembocó en una guerra brutal tras la muerte de Zahran Alloush  en 2015 que debilitó a ambas formaciones. Con su muerte, los viejos enemigos han tratado de cobrar sus deudas y a día de hoy los enfrentamientos continúan pese a que el gobierno está recuperando todo el cerco.

Faylaq al-Rahman

Es la segunda milicia en importancia en Ghouta Oriental -según sus propios comunicados constan de unos 8.000 combatientes-, y está situada en la mitad suroeste del cerco, concretamente en las zonas urbanas de Jobar, Ayn Terma, Zamalka e Irbin. Fue fundada por el Capitán desertor del Ejército Sirio Abdul Nasr Shamir tras la unión de dos pequeñas brigadas (Brigada al-Bara y Brigada Abu Musa al-Shari). Desde el principio se afiliaron al Ejército Libre Sirio pese a que su agenda es mas cercana a los Hermanos Musulmanes, lo que le ha permitido gozar del apoyo económico y militar de Qatar que le ha proporcionado misiles antitanque de fabricación americana. Pese a luchar bajo la bandera de la ‘Revolución’ y sus consignas democráticas no han dudado en dispersar con disparos manifestaciones civiles que coreaban cánticos en su contra.

Desde tiempos tempranos de la guerra forjaron alianzas con contrabandistas locales que le permitieron crear una red de túneles a través de la cual pudieron crear una economía alternativa que le generó la fuerza suficiente para enfrentarse al liderazgo de Zahran Alloush. Cada milicia derrotada por Jaysh al-Islam acudía a Faylaq al-Rahman en busca de protección a cambio de lealtad. Primero sucedió con Jaysh al-Umma y mas tarde le siguieron los islamistas sufíes de AJNAD al-Sham quienes pronunciaron aun mas el carácter islamista de la milicia, imprimiendo en ella las particularidades del sufismo.

Combatientes de Faylaq al-Rahman.

En el campo de batalla han forjado una extensa alianza con Hayat Tahrir al-Sham (al Qaeda) para enfrentarse tanto al Ejército Sirio, como en las frecuentes guerras contra Jaysh al-Islam. Una relación que siempre ha funcionado salvo en un desencuentro entre Ahrar al-Sham y HTS, en el que se posicionaron junto a los primeros. Lo que no ha impedido que ambos grupos hayan hecho una defensa conjunta en el Frente de Jobar, Ayn Terma e Irbin.

Los líderes de la milicia, en su mayoría desertores del ejército han trasladado las técnicas de trincheras y túneles a la zona urbana lo que ha transformado el eje Ayn Terma-Jobar-Zamalka en un fortín inexpugnable y una picadora de carne humana.

Hayat Tahrir al-Sham

Ya se ha escrito mucho sobre la filial de al Qaeda en Siria, por lo que no es necesario profundizar en su ideología. No obstante es interesante conocer sus particularidades en Ghouta, donde a pesar de su bajo número -entre 600 y 1000 combatientes- han tenido un papel destacado, sobre todo en el frente oeste del enclave, donde ocupan una diagonal del territorio que va desde Irbin hasta Beit Nayem cruzando por Saqba, Aftris, Qubayat y Hazeh. Así como en Jobar.

Pese a ser minoría siempre han logrado mantenerse al margen del Comando Militar Unificado de Ghouta y las decisiones de Jaysh al-Islam, con quienes han colaborado frecuentemente pero han osado desafiar en diversas ocasiones. En 2015 la decisión de Jaysh al-Islam de participar en las Conversaciones de Paz en Ryad al mismo tiempo que se le denegaba la invitación a Jabhat al-Nusra (Nombre anterior de HTS) provocó ampollas en la agrupación que decidió crear la sala de operaciones Jaysh al-Fustat en asociación con los yihadistas locales de Fajr al-Umma radicados en Harasta. En un movimiento que servía como prolegómeno de la guerra que se originaría contra Jaysh al-Islam.

Combatientes de Hayat Tahrir al-Sham en Jobar.

De esta manera HTS se aseguraba parte de los beneficios del contrabando de los túneles de Harasta controlados por Fajr al-Umma y a su vez sumaba mas combatientes para compensar los pocos efectivos frente a Jaysh al-Islam y Faylaq al-Rahman.

La batalla en el cerco vecino de Qaboun/Barzeh por donde entraban los insumos militares a través de los túneles forjó una importante alianza entre HTS y Faylaq al-Rahman que encontraron el uno en el otro la oportunidad de doblegar a Jaysh al-Islam y acabar con la hegemonía de esta milicia en el cerco.

Ahrar al-Sham

Pese a que Ahrar al-Sham es uno de los grupos mas numerosos en Siria, en Ghouta no han logrado cuajar, en parte porque su ideología salafista es similar a la de Jaysh al-Islam quien ha copado un papel predominante en la capital Damasco. Pese a ese hándicap se han mantenido desde tiempos del Frente Islámico en el que colideraban la alianza junto a Zahran Alloush. Su presencia se limita a pequeños focos en Harasta, Jobar, Hazrama, Beit Naym y Madyara, siempre como fuerza secundaria de apoyo. Y con una militancia menor a los 500 efectivos.

Combatientes de Ahrar al-Sham se desplazan hacia la Base de Vehículos Blindados en Harasta.

Esta debilidad le ha obligado a jugar con las alianzas según las condiciones del momento. En los inicios de la guerra fueron firmes aliados de Jaysh al-Islam, con la caída en desgracia del Frente Islámico se acercaron a Jabhat al-Nusra (al Qaeda) y en estos compases finales mantienen mayor afinidad con Fajr al-Umma y Faylaq al-Rahman con quienes han intentado la toma de la Base de Vehículos Blindados en Harasta.

Fajr al-Umma

La Brigada Fajr al-Umma hace presencia unicamente en la localidad de Harasta y consta de unos 400 combatientes que buscan la creación de un califato islámico en Siria. La organización evolucionó hacia la radicalización a medida que lo hacía su líder Abu Khaled al-Zahteh, un hombre de negocios vinculado a los Hermanos Musulmanes. Comenzó la paticipación en la guerra como parte de una pequeña brigada vinculada al Ejército Libre Sirio, a medida que este grupo perdía apoyo en favor de los islamistas, Abu Khaled y los suyos juraron lealtad a los sufíes de AJNAD al-Sham que por aquel entonces eran un valor en alza en Siria. Sin embargo la cuota económica que recibía era poca comparada con el riesgo que desempeñaban bajo esta formación, así que con ayuda de Jaysh al-Islam expulsaron a los sufíes y Fajr al-Umma tomó el control total sobre Harasta y sus túneles hacia Qaboun. Desde esa posición logró ampliar el poder de su milicia extorsionando a otros grupos armados que necesitaban de sus mercancías para mantener el ritmo de la guerra. Este crecimiento alertó significativamente a Alloush que creó barreras de tierra sobre Harasta y posicionó sus tanques apuntando hacia ellos.

Combatientes de Fajr al-Umma en la reciente ofensiva sobre la Base de Vehículos Blindados.

La postura amenazante de Jaysh al-Islam empujó a Fajr a una alianza con Jabhat al-Nusra, al mismo tiempo que Abu Khaled abrazaba la doctrina wahabita. Los combates se sucedieron y ambos grupos se acusaron de almacenar todos los alimentos que entraban en Ghouta mientras el pueblo pasaba hambre. En el último año, el pequeño conflicto armado entre Faylaq al-Rahman y Hayat Tahrir al-Sham provocó que Fajr al-Umma se alejase de la órbita de al Qaeda y buscara en Ahrar al-Sham el nuevo compañero de trinchera, germinando esta amistad en la batalla por la Base de Vehículos Blindados de Harasta, el único lugar en el distrito sobre el que no gobierna Abu Khaled.

Brigadas al-Majd

Las Brigadas al-Majd son probablemente la facción menos radical de las que operan en Ghouta Oriental. Ubicada solamente en Hamouriyah y con un número aproximado a 250 combatientes, nació en 2016 tras separarse de Faylaq al-Rahman por discrepancias sobre su deriva islamista y la alianza con Hayat Tahrir al-Sham. Se mantienen afiliadas al Ejército Libre Sirio y en su mensaje fundacional reclamaron la instauración de una Siria democrática, regida por la ley islámica pero en la que tengan cabida todas las confesiones religiosas.

Discurso fundacional de las Brigadas al-Majd en Hamuriyah.

En el reciente conflicto entre Hayat Tahrir al-Sham y Faylaq al-Rahman contra Jaysh al-Islam resolvieron tomar partido por estos últimos reclamando la unidad de todas las facciones y la expulsión de al Qaeda del cerco.

La presión sobre el cerco

En Abril de 2013 el Ejército Sirio vencía en la Batalla de Otaybah, en aquel momento había en juego algo mas que una localidad. Era la última ruta de suministros de las diversas milicias rebeldes que conectaba desde Ghouta Oriental a Jordania y Turquía.

Situación de la Batalla de Damasco en 2013.

Aquella derrota cercaba a los rebeldes y suponía un punto de inflexión en la Batalla por Damasco. En realidad el Gobierno Sirio se anotaba una victoria que le permitía esperar a que los acontecimientos se desarrollaran. Una nueva guerra comenzaba pero por el control de la economía del enclave que concediese su control y la posibilidad de ejercer una estrategia única frente al Ejército Sirio.

El Gobierno Sirio hábilmente cortó la entrada de cualquier tipo de mercancía a Ghouta, apretaba, pero no asfixiaba. Cuando la crisis humanitaria se agravaba dentro del cerco, permitía la entrada de ayuda de la Media Luna Roja y aflojaba la rigidez de los controles. De esa manera en el interior de Ghouta se fue creando un mercado negro para la subsistencia similar al de Gaza. A partir de 2014, el Ejército del Islam lográ expulsar a Jaysh al-Umma del lucrativo negocio del contrabando en el CheckPoint del millón en Wafideen. Pese a la reacción inicial del gobierno de cerrarlo completamente, finalmente se dan cuenta que con ese mercado pueden dividir aun mas el enclave, por lo que deciden aceptar la presencia de Jaysh al-Islam que comienza a cobrar un 30% la entrada de insumos civiles, provocando un alza de los precios, y el dominio económico sobre las demás milicias.

La gente empieza a percibir a Jaysh al-Islam igual de corrupta que el gobierno sirio, la imagen impía y religiosa se resquebraja. Por otra parte, AJNAD al-Sham, Jabhat al-Nusra y otras milicias siguen controlando los túneles hacia Qaboun por donde entran armas y municiones. Los túneles llegaron a trabajar las 24 horas del día a 3 turnos. De esta manera lograban inundar el mercado de productos y bajar los precios lo que hacia perder a Jaysh al-Islam competitividad.

Checkpoint del millón en Wafideen.

Pronto estallaron los combates, una a una las milicias rebeldes fueron sucumbiendo al poderío militar de Zahran Alloush; Jaysh al-Umma, Faylaq Omar, Estado Islámico, Ahrar al-Sham, AJNAD al-Sham, solamente Faylaq al-Rahman y Jabhat al-Nusra lograron desafiar su liderazgo. Los propios rebeldes se fueron debilitando en luchas intestinas por el control del territorio cercado y su economía, mientras el Ejército Sirio esperaba y solo golpeaba cuando las guerras internas espoleaban al bando rebelde. En todas ellas quedaba de manifiesto que el pueblo pasaba hambre mientras los grupos armados se dedicaban a almacenar comida.

Con la caída de Qaboun y Barzeh los túneles han sido neutralizados, la entrada de mercancías se simplifica tan solo al CheckPoint de Wafideen todavía controlado por Jaysh al-Islam, y con la misma estrategia el gobierno aprieta y afloja para que los demás grupos rebeldes se disputen su control. Finalmente las luchas intestinas han sido el motivo por el cual el Gobierno Sirio ha podido recuperar la inmensa mayoría de la ciudad y la provincia de Damasco.

La última Batalla de Ghouta Oriental

Se acerca el día de la batalla final en Ghouta Este. Bashar al-Assad ordena hacer efectivo el cerco y decreta un bloqueo total de alimentos, medicinas y otros insumos civiles. El objetivo es que los rebeldes consuman sus reservas, mientras la situación insostenible de la población resta apoyos a los grupos armados. Días después comienzan los bombardeos diarios y nocturnos de todas las localidades del cerco previos al asalto terrestre.

A diferencia de los rebeldes de Alepo donde el suelo es rocoso, los militantes de Damasco aprovechan su suelo arcilloso para crear una extensa red de trincheras, túneles, fosos y zanjas defensivas que rodean el enclave. Por el tamaño de tal obra faraónica se cree que estos grupos han utilizado a la población hambrienta como mano de obra barata trabajando en las excavaciones a cambio de alimentos. Jaysh al-Islam decidió construirla principalmente en el este del enclave por su difícil defensa al tratarse de campo abierto, a diferencia de la barrera defensiva urbana que conforma el oeste de Ghouta Oriental. A principio de la batalla comunicaban orgullosos en su Twitter “La linea de la muerte será infranqueable, las bandas del régimen sucumbirán en ella”.

En verde las trincheras alrededor de Ghouta Oriental.

Según cifras pro rebeldes en el cerco hay entre 15.000-20.000 combatientes dispuestos a ser martirizados por “proteger su tierra y a los 400.000 civiles”, cifra que al menos en lo que a civiles se refiere se antoja exagerada pues es cercana a la población registrada en 2011 previa al inicio de las protestas.

En el otro lado de la trinchera el Ejército Sirio consciente de la necesidad de superar en numero 3/1 a los defensores, han vaciado todos los frentes del país y desplazado a sus unidades mas competentes para preparar el ataque, a las 104º,105º y 106º Brigadas de la Guardia Republicana se han unido las Fuerzas Tigre, la 4ª y 9ª División Blindada, la 7ª y 10ª División mecanizada, el 1º y 2º Cuerpo, las Fuerzas Especiales de la 14ª División, las Fuerzas Tribales, Liwa al-Quds y un conglomerado de Fuerzas de Defensa Nacional que acumulan un montante total cercano a los 45,000 combatientes.

Si el Ejército Sirio logra derrotar a los rebeldes en Damasco la guerra quedará sentenciada. Con la capital despejada se liberaran miles de soldados destinados en ese cerco que serán desplegados en otros frentes creando nuevas superioridades numéricas. Bashar al-Assad tendrá mayor margen de maniobra en las negociaciones con la oposición para crear una hoja de ruta hacia la reconciliación nacional. Si por el contrario la ofensiva se atasca, es posible que los rebeldes ganen tiempo y la Comunidad Internacional se saque un as de la manga para enquistar la guerra en Siria. Independientemente del desenlace final, la Batalla por Damasco ya se ha llevado la vida de mas de 10,000 combatientes y varios miles de civiles. Por suerte parece que está llegando a su final.

Co-Fundador de Descifrando la Guerra. Sindicalista, defensor de los derechos humanos. Interesado en Conflictos armados y geopolitica internacional. Especialmente Oriente Medio, América Latina y Espacio Post-Soviético.

The following two tabs change content below.
Co-Fundador de Descifrando la Guerra. Sindicalista, defensor de los derechos humanos. Interesado en Conflictos armados y geopolitica internacional. Especialmente Oriente Medio, América Latina y Espacio Post-Soviético.

2 Comentarios

  1. excelente articulo, estuve en siria en 2014 y 2015, alli visite varias localidades de Guta oriental recien liberadas como Adra y Mleha. Recuerdo la cantidad de tropas en Damasco para evitar la infiltracion de esos terroristas, en especial desde Jobar a traves de la plaza de los Abassies…. Tambien los numerosos cohetes y bombas que lanzaban contra la capital….. como la campaña anunciada con bombos y platillos por Alloush en 2015, que se saldó con la vida de numerosos civiles muertos… realmente es muy triste….. por cierto, dudo mucho que esa cifra se milicianos sea cierta…a todas luces son exageradas para aparentar mas fuerza de la real, saludos…..

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.