La Batalla por Hodeydah la encrucijada en la Guerra de Yemen

0
361
Combatientes tribales apoyados por Emiratos Árabes Unidos en Hodeydah. Junio 1, 2018. REUTERS

En Hodeydah tanto los rebeldes Houthis como los integrantes de la coalición árabe mantienen desde el miércoles una frágil tregua, la ONU con su visita al puerto de la ciudad ha logrado un alto el fuego in extremis que parecía imposible de acordar dada la naturaleza de los combates que se venían realizando en la última semana.

Las palabras de Martin Griffiths enviado especial de la ONU en Yemen invitan al optimismo “He recibido firmes garantías de los líderes de los partidos yemeníes, el gobierno de Yemen y Ansar Allah, de que están comprometidos a asistir. Creo que son genuinos y espero que continúen de esa manera y comparezcan para esas consultas”.

Martin Griffiths dialogando con los principales líderes Houthis hace 4 meses en Sanaa

Este alto el fuego llega en un momento clave ya que a finales de mes comenzarán las conversaciones de paz en Suecia entre Arabia Saudita y los Houthis. Por lo que si no hay cambios sustanciales en el frente, ambas delegaciones llegarán con igualdad a la mesa de negociación.

Sin embargo parece difícil que el cese de los combates se extienda un par de semanas mas ya que ambos bandos están preparando la batalla en la ciudad. Imágenes satelitales y grabaciones de video muestran columnas de blindados y de tropas de refuerzo de la coalición árabe al sur de Hodeydah, mientras que en videos proporcionados por medios afín a los houthis se puede ver como minan el centro urbano en preparación de su defensa.

Gran Bretaña presentará mañana su resolución de paz para Yemen, algunos informes procedentes de la ONU afirman que se ha llegado a un acuerdo de resolución que solicita el fin de los combates entre los Houthis y la Coalición Saudí y que además obliga a Arabia Saudita a desbloquear la llegada de la ayuda humanitaria a través del puerto de Hodeydah. Este será el eje de las negociaciones en Suecia.

Dicha resolución no ha sentado bien a Arabia Saudita ya que considera que es demasiado beneficiosa para los rebeldes Houthis. En una reunión del príncipe heredero saudí Bin Salman con el Secretario de Estado para las relaciones exteriores del Reino Unido Jeremy Hunt, para analizar y dar a conocer la resolución, este último ha logrado que la Coalición  permita entrar y salir de Yemen a la delegación Houthi que viajará a Suecia para negociar la paz. A cambio el príncipe heredero ha obtenido el compromiso británico de que se hará lo posible por añadir algunas enmiendas en la resolución de la ONU.

El caso Khashoggi ha servido para presionar a Arabia Saudita y ablandar su postura pese a las reticencias iniciales, sin embargo queda por ver si la dependencia energética y los contratos armamentísticos con la nación árabe logran frenar los deseos de la ONU de finalizar dicho conflicto armado. Al menos el desbloqueo a la delegación Houthi permite que las negociaciones en Suecia se puedan realizar, ya que este fue el motivo de que se cancelaran las negociaciones de paz en Ginebra el pasado 8 de septiembre.

Disensiones dentro de la Coalición Árabe

La Coalición Árabe desde el principio de su implicación en la Guerra de Yemen ha demostrado no mantener una postura unificada. Esto quedó en evidencia en el pasado con la salida de Qatar en medio de fuertes críticas por la intervención en Yemen. A esta le siguieron Marruecos e Indonesia pero con un tono mas moderado, excusándose en estrategias o problemas internos.

Pero la verdadera disensión viene marcada por los intereses de Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos en el Mar Rojo que les han llevado a jugar sus cartas individualmente y en contraposición de los intereses conjuntos. Para ello se han valido de diferentes actores regionales, por un lado Arabia Saudita apoyando al Presidente Hadi y el partido político al-Islah y por el otro Emiratos Árabes Unidos haciendo lo propio con el Movimiento de Yemen del Sur -Hirak-.

El momento de tensión máxima entre las dos potencias llegó a finales de abril cuando EAU envió un contingente a la Isla de Socotra en la entrada al Golfo de Adén y expulsó al destacamento leal al presidente Mansour Hadi, para después instalar la bandera emiratí en los edificios oficiales. Arabia Saudita respondió con amenazas y dos semanas mas tarde también desembarcó en la isla. Finalmente llegaron a un acuerdo de patrullas conjuntas y la devolución de la soberanía isleña al gobierno de Hadi.

Puertos controlados por Emiratos Árabes Unidos.

La guerra en Yemen ha motivado de diferente manera a ambos países, Arabia Saudita ha intervenido Yemen en el pasado para controlar al gobierno de turno, ya que percibía a la única república de la península como una amenaza que puede fomentar un republicanismo que se extienda a sus territorios. Sin embargo el motivo principal de la intervención actual, es la guerra fría interna que mantiene con Irán al considerar a los Houthis un apéndice de la República Islámica. El eterno conflicto suní-chií que oculta la guerra por la influencia en Oriente Medio, por lo que solo le vale la victoria en Yemen.

Emiratos Árabes Unidos sin embargo ha aprovechado esta guerra para afianzar sus posiciones en torno al Golfo de Adén y el Océano Índico. Su principal motivación es mas económica que religiosa. No es casualidad que en los dos últimos años haya asegurado el dominio en los puertos de Adén y Al-Mukhala, y la isla de Socotra – Yemen – y los puertos de Bosaso – Puntlandia – Assab y Massawa – Eritrea- y Berbera – Somalilandia – Este movimiento demuestra sus intenciones de competir con China en la Ruta de la Seda. Una vez conseguido el objetivo no ve con malos ojos iniciar el proceso de paz.

Ruta Marítima de la Seda

Divisiones irreconciliables en Yemen

Si antes hablábamos de las disensiones entre la coalición árabe que interviene en Yemen, mayor división hay entre los actores internos. El territorio que comprende el actual país ha recibido diferentes influencias y conflictos que han configurado ideologías irreconciliables. Para entender las actuales hostilidades se hace necesario repasar un poco su historia moderna.

El territorio actual estaba dividido en dos, la zona norte controlada por el Imperio Otomano y la sur por la Corona Británica, por lo que el influjo del islamismo tuvo mas impacto en el norte. Con la disolución del Imperio Otomano, Yemen del Norte se convierte en un reinado apoyado por Arabia Saudita y profundizando el carácter islámico del país, sin embargo con la llegada de Nasser al poder en Egipto, la idea del arabismo secular se extiende por Oriente Medio llegando hasta Yemen. Un movimiento republicano crece en el país y derriba a la monarquía instaurando la República Árabe de Yemen. Arabia Saudita decide intervenir directamente pero Egipto hace lo propio enquistando la guerra civil. Finalmente llegan a un acuerdo, los republicanos se mantendrán en el poder pero con una fuerte influencia de los islamistas.

Mientras el Movimiento de Liberación del Sur comienza a atacar a las tropas británicas en el Protectorado de Adén consiguiendo la retirada total británica en 1967. El sur ya había caído bajo la influencia de la Unión Soviética por lo que se creará la República Democrática Popular de Yemen, único estado marxista en la Península Arábiga. El sistema implantado en el sur suavizó el sectarismo y le imprimió un carácter mas secular. Con la disolución de la Unión Soviética se acelerará la unión de ambas repúblicas, sin embargo las diferencias entre el norte y el sur ya eran irreconciliables.

Mapa de Yemen Norte y Yemen Sur.

El norte era mas rico gracias a la ayuda económica proporcionada por Arabia Saudita, mientras que el sur se había acostumbrado a un estado social que cubría las necesidades básicas y no estaba dispuesto a perderlas. La unión hizo que el norte se impusiera y saliese beneficiado en todos los ámbitos, tanto políticos, como económicos y militares. Lo que rápido derivó en una guerra civil en 1994.

Para derrotar al sur, el norte utilizó como fuerzas de choque a los Muyahidin wahabitas de Yemen, veteranos en la Guerra de Afganistán con Ali Mohsen al-Ahmar como comandante, un viejo conocido de Bin Laden, junto con ellos lucharon los militantes del partido político al-Islah -Hermandad musulmana de Yemen- de tendencia salafista y liderado por Abdul Majeed al-Zindani otro colaborador de Bin Laden- . Tras la guerra estos obtuvieron demasiado poder en el gobierno de Saleh y desviaron sus ataques a la minoría Zaidi – Chií -, lo que sirvió para aglutinar a los zaidis bajo el movimiento de Ansarollah con la tribu de los Houthis como principal valedor.

Abdul Majid al-Zindani líder de los Hermanos Musulmanes Yemenis (AP Photo/Hani Mohammed)

De esas causas han surgido cuatro bandos diferenciados que combaten hoy en la guerra de Yemen y que por circunstancias en algunos momentos actúan como aliados y en otros como enemigos. Por un lado están los rebeldes Houthis apoyados principalmente por Irán, su objetivo es derribar al Gobierno de Mansour Hadi que ejerce desde Arabia Saudita.

El Ejército de Yemen se dividió en dos, los leales a Hadi y los leales a Saleh, estos últimos se aliaron a los Houthis para derrocar a Hadi, sin embargo con el asesinato de Saleh por parte de los Houthis, gran parte del ejército ha vuelto a la órbita gubernamental.

El gobierno es apoyado débilmente por el Movimiento Independentista del Sur -Hirak- cuyo líder es Aidarus al-Zoubaidi y que recibe apoyo militar y político de Emiratos Árabes Unidos. Les une la enemistad contra los Houthis, sin embargo arrastran desde décadas el descontento hacia el gobierno del norte tanto en lo económico, como en lo religioso, por lo que al mismo tiempo que han publicado un comunicado estableciendo las bases de la futura independencia, combaten al partido político al-Islah.

Aidarus al-Zoubaidi junto a comandantes emiratís.

Al-Islah es probablemente el partido político mas fuerte en Yemen, su visión rigorista del Islam y su capacidad en combate en parte por sus nexos con al Qaeda, ha servido para que Arabia Saudita apadrine a esta agrupación a pesar de ser parte de los Hermanos Musulmanes que tan hostiles son con la monarquía de los Saud.

Uno de los momentos culminantes en esta guerra se ha desatado en Adén donde Emiratos Árabes Unidos contrató a mercenarios para asesinar a los líderes de al-Islah, lo que llevó a autenticas hostilidades con Arabia Saudita, que veía como su mejor aliado debilitaba a sus proxies en Yemen.

Toda la confusión que ha generado la guerra en Yemen la ha aprovechado al Qaeda en la Península Arábiga estableciéndose en la mitad este del país. Su fortaleza es gracias a los nexos con al-Islah y la permisividad de Arabia Saudita que ha utilizado a los yihadistas para debilitar al Movimiento Houthi.

Un quinto frente se abre en el país donde el Estado Islámico ha encontrado las características necesarias para establecerse en la península arábiga y pasar desapercibido.

Últimos acontecimientos en la guerra

Sobre el terreno, en los aspectos militares, la dinámica en los últimos meses favorece a la Coalición Árabe que está logrando hacer retroceder a los Houthis en todos los frentes. Los Houthis se han visto desbordados, pero eso no significa que estén próximos a ser derrotados, de hecho, de la pasada guerra de frentes a la que nos acostumbramos hace años, se está pasando a la guerra de guerrillas.

Los Houthis se han dado cuenta que no pueden hacer frente a la superioridad numérica y tecnológica, por lo que en su repliegue están dejando el terreno lleno de trampas y emboscadas. Las perdidas económicas y humanas que está recibiendo la Coalición pueden ser un punto de inflexión en esta guerra y pueden empujar a un acuerdo en el que nadie gane.

En Hodeydah ha quedado patente esta nueva estrategia, mientras que los Houthis se han visto en la obligación de replegarse al interior de la ciudad, la coalición ha estirado demasiado sus lineas en la costa oeste, lo que se ha transformado en un constante quebradero de cabeza con los Houthis lanzando ataques Hit&Run a las líneas de suministro.

En el siguiente video se puede observar como un destacamento de combatientes apoyados por EAU es destruido por un Explosivo Casero Improvisado de los combatientes Houthis en el Este de la Ciudad

Otro de los aciertos Houthis ha sido atacar principalmente a los aliados de Emiratos Árabes Unidos lo que ha llevado a estos a protestar contra Arabia  Saudita a quien acusan de poco compromiso en la ofensiva. Esto ha repercutido en el frente con la retirada de unos y otros en señal de protesta provocando confusión en los aliados.

La última ofensiva sobre la ciudad de Hodeydah es algo mas que el control por una ciudad. El puerto era el último lugar por el que entraban suministros al Yemen controlado por los Houthis, por lo que en las conversaciones de paz este será el tema mas importante a tratar. Si se llega a las conversaciones tal como se mantiene el mapa hay posibilidades de que se levante el bloqueo. Si la ciudad es asediada por la coalición antes de las negociaciones probablemente desaparezcan las posibilidades de levantar el bloqueo y por tanto de socorrer a los 18 millones de yemenitas que sufren de hambruna.

Co-Fundador de Descifrando la Guerra. Sindicalista, defensor de los derechos humanos. Interesado en Conflictos armados y geopolitica internacional. Especialmente Oriente Medio, América Latina y Espacio Post-Soviético.

The following two tabs change content below.
Co-Fundador de Descifrando la Guerra. Sindicalista, defensor de los derechos humanos. Interesado en Conflictos armados y geopolitica internacional. Especialmente Oriente Medio, América Latina y Espacio Post-Soviético.

Latest posts by Daniel G. Castro (see all)