Irak al filo de la ruptura por la influencia de Estados Unidos e Irán

0
362
Manifestantes iraquíes asaltan y queman el consulado de Irán en Basora.

El 12 de Mayo de 2018 se celebraron en Irak las quintas elecciones parlamentarias desde la caída de Saddam Hussein y las primeras desde la expulsión del Estado Islámico de la mayoría de territorios en el país. Los resultados se caracterizaron por aupar a dos grandes coaliciones electorales, ambas auspiciadas por los grandes ayatolás chiís. Por un lado la lista mas votada, con 52 asientos obtenidos fue la del clérigo Muqtada al-Sadr, viejo conocido por haber formado una de las milicias insurgentes mas poderosas en la lucha contra Estados Unidos, el ‘Ejército del Mahdi’. Por el otro con 48 escaños una coalición nueva formada por partidos, milicias y religiosos chiís partidarios de Irán, liderados por Hadi al-Ameri, un prominente comandante de la Organización Badr perteneciente a las PMU (Fuerzas de Movilización Popular).

Las elecciones parlamentarias tienen una importancia vital, no solo en la política interna de Irak y el devenir de su conflicto armado si no también en los futuros acontecimientos en la región de Oriente Medio, donde el país del Tigris y el Éufrates es una pieza mas en el corazón del tablero de ajedrez en el que Estados Unidos, Irán, Arabia Saudita e Israel desempeñan una batalla para desarrollar sus propios intereses.

La batalla por el control del poder ha empezado.


Jugando con Haidar al-Abadi

El gran perdedor en las elecciones parlamentarias fue el actual Primer Ministro Haidar al-Abadi, líder de la Alianza de la Victoria, pese a haber liderado la derrota del Estado Islámico. Los sorpresivos y nefastos resultados llevaron a sus compañeros de hemiciclo aun en mayoría, a exigir un recuento de votos. En medio de acusaciones de fraude y la credibilidad de los resultados dañada, desconocidos prendieron fuego a uno de los almacenes de urnas que contenían buena parte de los votos emitidos en la capital Bagdad, donde precisamente al-Sadr obtuvo una victoria aplastante. No ha quedado esclarecido el autor de dicha acción pero las miradas se dirigieron a las dos listas mas votadas, las de Muqtada al-Sadr y Haidar al-Ameri.

Bomberos de Bagdad intentan apagar el incendio en el centro de almacenamiento de votos de las elecciones parlamentarias.

Las acaloradas discusiones en el parlamento iraquí no evitaron dicho recuento de votos, y sin conocerse exactamente la metodología empleada, el resultado fue el mismo a pesar de que decenas de miles de votos se perdieron en el incendio, de manera que no hubo baile de escaños en favor de unos y detrimento de otros. La baza de impugnar las elecciones no fue fructífera en primera instancia para el Primer Ministro interino Haidar al-Abadi quien trataba de aferrarse de alguna manera al poder, sin embargo le sirvió para que Sadr moviese ficha y comenzase la negociación con el, ya que los escaños logrados por la coalición de Abadi son el camino mas fácil hacia una mayoría absoluta que permitirá elegir al nuevo Presidente de la República, al Primer Ministro y al Presidente del Parlamento.

Sadr es el líder de la coalición Saairun, carece de asiento en el parlamento por lo que sus aspiraciones a gobernar Irak pasan por hacerlo en la sombra. Pese a ser un islamista chií de línea dura, rechaza la presencia de Irán en Irak ya que procede de un linaje de Ayatolás que consideran que el poder supremo del chiismo iraquí debe residir en Nayaf (Irak) y no en el país persa. Abadi por su parte ha cultivado durante su mandato una imagen de estadista que ha sabido surfear entre los intereses de Estados Unidos e Irán, clamando sobre la soberanía de Irak pero cediendo ante las aspiraciones de ambas potencias. Pese a todo se ha convertido en el Caballo de Troya de Estados Unidos en Irak ya que las otras dos opciones son radicalmente opuestas a la presencia norteamericana en el país.

El enviado especial de Estados Unidos para Irak, Brett McGurk, ha estado en el país influyendo para que Abadi suavice su postura entorno a los resultados de las elecciones y propicie un gobierno nacionalista con Sadr que tome distancias con Irán. Lo que ha llevado a ambos políticos iraquíes a presentar una coalición de 180 escaños. Abadi podría haber aceptado ser el títere del clérigo.

El Primer Ministro Dr. Haider Al-Abadi recibe al enviado especial del Presidente de Estados Unidos Brett McGurk.

Irán no quiso perder el tren para ello el prestigioso General Iraní Qassem Solemaini voló hasta Bagdad con la clara intención de unir en una coalición a Ameri, Maliki y Abadi, sin embargo a mediados de Julio estallaron sospechosamente fuertes protestas populares demandando el fin de la corrupción del gobierno y exigiendo mejorar la red de agua, la bajadas de las tarifas eléctricas y mas empleo. Las protestas se iniciaron en el sur del país, cuyo epicentro fue Basora y poco a poco se extendieron a Nayaf, Bagdad y parte del Kurdistán.

Las grabaciones de manifestantes quemando y asaltando las sedes de los principales partidos recorrieron el país, todas iban cayendo una tras otra, salvo curiosamente las de la Coalición Saairun de Sadr. Las masas enfurecidas se cebaron especialmente con la sede de la Alianza de la Victoria de Abadi y los partidos y milicias afines a Irán a quienes culpaban de todos los males por los que atraviesa Irak. Mientras el Gran Ayatolá Ali al-Sistani lanzaba el siguiente mensaje en publico: “Las manifestaciones son culpa del gobierno corrupto iraquí, la gente ha llegado a su límite, si Haidar al-Abadi no cesa la corrupción, lo haremos salir de ahí.” Fue la puntilla necesaria para que Abadi se echase a los pies de Sadr para salvar su cabeza a cualquier precio.

El lio de los escaños

Antes de que todos los parlamentarios jurasen su cargo comenzaron los acercamientos y negociaciones para crear la mayor coalición con la que ostentar el poder. La ventaja la tenía Sadr por haber sido su coalición la mas votada. Finalmente su dupla presentó en el parlamento una coalición de 181 parlamentarios. Mientras tanto Haidar al-Ameri buscó como aliado natural al ex Primer Ministro Nuri al-Maliki, ambos forjaron una coalición que alcanzaba los 153 escaños.

El parlamento iraquí consta de 329 escaños, si hacemos cuentas una de las dos coaliciones miente ya que la suma de ambas alcanza los 334 escaños. El truco radica en que las alianzas se han hecho principalmente antes de la toma de posesión de las actas de representante y la adhesión a la coalición solo sirve una vez firmadas estas actas. Por lo que se sabe varias decenas de parlamentarios han cambiado de coalición antes de firmar dichas actas. Por ejemplo en la Alianza de la Victoria 21 de los 42 representantes han dejado de lado la dupla Abadi-Sadr para unirse a la formada por Maliki-Ameri. La piedra ahora está en el tejado del Tribunal Federal Iraquí que debe decidir cual de las dos alianzas es la vencedora.

Ex-Primer Ministro Nouri al-Maliki acompañado por Abu Mahdi al-Mohandes de Kataib Hezbollah (Izquierda) y Hadi al-Ameri de la Organización Badr (Derecha) //Foto: Web de Al-Maliki.

Si la dupla vencedora es la de Sadr-Abadi probablemente se mantenga la ocupación de Estados Unidos en Irak y se recorte considerablemente la presencia iraní en Irak. Si por el contrario se impone la de Maliki-Abadi una de las primeras medidas será la de presentar una petición para la retirada total de Estados Unidos.

Sadr y Abadi intentan el golpe

Ambos políticos conscientes de que pueden perder la mayoría parlamentaria han comenzado a realizar una serie de acciones no políticas que pueden terminar en una guerra civil o una nueva insurgencia.

Abadi consciente de que para mantener el poder político necesita tener el control militar, sabe que el Ejército Iraquí enfangado en la corrupción y la incompetencia no es un arma segura para prevenir la influencia que pueden acaparar las PMU orientadas mayoritariamente en la órbita iraní. Estratégicamente ha destituido a Faleh al-Fayyad jefe de las Fuerzas de Movilización Popular, para al mismo tiempo auto proclamarse su comandante supremo. Su intención es evitar una insurrección armada en caso de necesitar enfrentar una decisión del Tribunal Federal contraria a sus propios intereses.

Faleh al-Fayad Consejero de Seguridad Nacional Iraquí y ex Jefe de las Fuerzas de Movilización Popular.

La decisión del presidente interino a parte de ilegal es ridícula dado el corto periodo de tiempo que le queda de mandato, salvo si pretende utilizar la fuerza en caso de fallo en su contra del Tribunal Federal. El movimiento de Abadi ha empujado a los comandantes de las diferentes brigadas de las PMU y a algunos líderes políticos y religiosos a emitir un comunicado demandando su renuncia inmediata al considerarlo parte de una conspiración saudí-americana para causar el caos en el territorio iraquí.

En medio de esa petición, Sadr ha desempolvado su poder en las calles, el dirigente populista ha espoleado una vez mas a los civiles de Basora, donde hay una mayor presencia iraní. Los últimos cuatro días las hordas enfurecidas han penetrado en las oficinas de las milicias de las PMU en la ciudad y las han quemado, han asaltado la embajada iraní en la ciudad y colgando de ella la bandera iraquí, así como capturando los pozos petrolíferos operados por la rusa Lukoil y retenido a algunos de sus empleados.

Manifestantes asaltan y queman la oficina de la milicia proiraní Asa’ib Ahl al-Haq

El país se encuentra al borde de un nuevo conflicto militar entre los partidarios de Estados Unidos disfrazados de nacionalistas iraquíes y los partidarios de Irán.

En rio revuelto ganancia de pescadores

Mientras tanto en medio de este conflicto, los beneficiados son los que siempre se aprovechan del caos. En caso de una nueva confrontación armada, Estados Unidos será el beneficiado porque podrá justificar su permanencia en la mesopotamia, mientras que puede apoyar sin ambajes a uno de los bandos, a su caballo ganador, el que combata a Irán. El objetivo destruir otra vez la media luna chií y cortar la linea directa Teherán-Jerusalén ahora existente tras la inminente victoria de Bashar al-Assad en Siria.

Por otra parte, la violencia que se estaba reduciendo progresivamente ha sufrido un pequeño repunte y las víctimas de este periodo mensual se mantienen iguales que las del mismo periodo en el año pasado. La causa principal es la recomposición del Estado Islámico en el centro de Irak, y de manera destacada la situación en Kirkuk donde reina el caos.

Israel también está asomando la patita por debajo de la puerta. Con la excusa de la presencia iraní ha comunicado que se reserva el derecho a bombardear Irak, pese a las peticiones publicas de Estados Unidos de hacerlo. Esta medida no se ha producido espontáneamente si no tras una fuerte campaña en la que se pretende victimizar a los iraquís judíos quienes han presentado varias demandas exigiendo igualdad de derechos.

La situación en Irak está lejos de ser idílica y parece haber entrado hace tiempo en un bucle infinito de violencia.

The following two tabs change content below.
Co-Fundador de Descifrando la Guerra. Sindicalista, defensor de los derechos humanos. Interesado en Conflictos armados y geopolitica internacional. Especialmente Oriente Medio, América Latina y Espacio Post-Soviético.