Arde la ‘Ayuda Humanitaria’ ¿Fake News?

2
2811

El día 23 de Febrero era el elegido por Juan Guaidó y el resto de la oposición venezolana para la entrada de varios cargamentos de ayuda humanitaria en el país con la colaboración de Estados Unidos, Colombia y Brasil. Los puntos elegidos fueron vía terrestre en la frontera colombiana por los puentes Tienditas, Simón Bolivar, La Unión y Francisco de Paula Santander, en el paso fronterizo con Brasil de Paracaima-Santa Elena de Uairén y vía marítima desde Curaçao. Finalmente los cargamentos no llegaron a su destino a pesar de los anunciós realizados por el senador estadounidense Marco Rubio. Durante la jornada tres de los camiones que transportaban todo el material ardieron y tanto la oposición como el gobierno venezolano se acusaron mutuamente. Este artículo pretende ser un análisis sosegado que aporte luz sobre la autoría del incendio.

Antecedentes

El día 12 de Febrero el autoproclamado presidente de Venezuela Juan Guaidó prometía en una abundante manifestación de sus partidarios en Caracas, que el 23 de Febrero se entregaría ayuda humanitaria en Venezuela a las personas que están pasando dificultades económicas. El dirigente además señalaba dos de los puntos por los que los cargamentos iban a ser introducidos en el país latinoamericano, “la ayuda humanitaria va a entrar sí o sí y el usurpador se va a tener que ir sí o sí” sentenciaba ante sus seguidores congregados.

Desde el gobierno venezolano, tan solo un día después se rechazó la ayuda humanitaria, pero con el compromiso de Nicolás Maduro de que no se atacaría la entrada de dicho convoy si el pueblo venezolano realizaba una cadena humanitaria para introducirlo. Al mismo tiempo anunció la llegada de un envío de hasta 300 toneladas de ayuda humanitaria por parte de Rusia. “El miércoles llegan 300 toneladas de ayuda y asistencia humanitaria de Rusia. Legalmente llegan por el aeropuerto de Maiquetía, convertidas en medicina de alto costo para la ayuda del pueblo”, y recalcó que varios países del mundo ofrecen apoyo a Venezuela a través de Naciones Unidas, asegurando que lo aceptarán si se hace de forma legal, “con su certificado”.

Mientras, el ministro de Información, Jorge Rodríguez, afirmaba que Venezuela enviará a Colombia “más de 20.000 cajas de alimentos subsidiados”, así como “pediatras, cirujanos, odontólogos” para brindar “atención médica gratuita” a los cucuteños.

Desde el primer momento los gubernamentales apelaron a la soberanía nacional afirmando que se trataba de un acto político que buscaba deslegitimar a Nicolás Maduro y provocar divisiones dentro de sus partidarios. De hecho el Canciller venezolano en la ONU, Jorge Arreaza, habló un día antes con el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, quien le reiteró que la ONU seguirá actuando de acuerdo con los principios humanitarios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia, además de que continuará trabajando con las instituciones venezolanas para ayudar a las personas necesitadas. Desmarcándose de esta manera de un proceso impulsado principalmente por Estados Unidos, Colombia y Brasil.

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Colombia, Christoph Harnisch, declaró que el organismo que lidera no sería parte de un operativo que no clasifica como “Ayuda humanitaria“, en referencia al cargamento que Estados Unidos (EE.UU.) ofrece a Venezuela, a través de la oposición de ese país.
“Nosotros no participamos en lo que no es para nosotros una ayuda humanitaria”, precisó Harnisch. En esa misma línea se pronunció Peter Maurer, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), y miembro de la junta directiva del Foro Económico Mundial “preferimos mantenernos alejados de la controversia política y las divisiones políticas que caracterizan a la crisis en Venezuela”.

Otras organizaciones humanitarias se expresaron en la misma dirección, ONGs internacionales que trabajan en Colombia no ven claros los motivos detrás del envío de la ayuda humanitaria. Por lo que quince organizaciones entre las que figuran Oxfam, Consejo Noruego para los Refugiados (Asociada a ACNUR), Médicos del Mundo y Save the Children, solicitaron que se mantuviese “el carácter humanitario de la ayuda para salvar vidas, aliviar el sufrimiento, restaurar y proteger los Derechos Humanos y preservar la dignidad de las personas” afectadas por esta crisis.

En una carta dirigida al Presidente Colombiano Iván Duque, las embajadas, las agencias de la ONU y el público en general, expresaron “sus preocupaciones por los métodos” con los que se intentará la entrada de la ayuda en Venezuela desde Colombia. Cualquier labor humanitaria se sustenta en los principios de “humanidad, imparcialidad, neutralidad e independencia”, esgrimen en el comunicado. Y finalizan sentenciando, “Cualquier potencial uso político puede generar riesgos, en particular para aquellos a los que está destinada la ayuda, si este uso no se basa en criterios objetivos y técnicos”, “Los estados no deben regular el trabajo de las ONG” y se debe preservar “el carácter civil, no militar, de la ayuda humanitaria”, subrayaron.

23 de Febrero el día D

El día antes del reparto de la ayuda humanitaria se celebra en Colombia el concierto “AidLiveVenezuela” como campaña internacional para promocionar los acontecimientos que sucederían al día siguiente en Venezuela, especialmente en los pasos fronterizo, donde se realizó el concierto y en el transcurrieron los acontecimientos que han movido todo el discurso de la Coalición Ayuda y Libertad tras el día 23. Se eligió un cartel atractivo para atraer la atención de los medios y se situó en el paso fronterizo para que estuviesen cerca de donde pasarían los sucesos el día siguiente.

En ese mismo día Guaidó, desobedeciendo la orden judicial de no poder salir del país, huyó a Colombia donde participó del concierto “AidLiveVenezuela”, para ello se sirvió e diversos medios yendo primero hasta Colombia por un punto de la frontera desconocido tomando después un helicóptero de la Fuerza Aérea colombiana para llegar hasta Cútuca.

Al comienzo del día 23 de febrero, a un mes de que Juan Guaidó se autoproclamase presidente interino arrogándose prerrogativas de la Constitución, podíamos ver el despliegue de la plataforma VoluntariosxVenezuela que junto a las fuerzas armadas de Colombia y Brasil preparaban el ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela. Pero a pesar de los altos números anunciados por la asociación no pudimos ver muchos voluntarios en los centros de acopio, y ni mucho menos los anunciados 600.000 registrados.

Momento en el que una de las camionetas intenta ingresar Ayuda Humanitaria desde Brasil

Durante la mañana los dispositivos de seguridad del gobierno instalaron obstáculos bloqueando los puentes del Estado de Táchira en la frontera con Venezuela. Los primeros incidentes se produjeron cuando varios agentes del gobierno desertaron, algo que solo ocurrió en el lado colombiano, donde se concentrarían los hechos durante gran parte de la jornada. El hecho más significativo ocurrió cuando 3 agentes de la Guardia Nacional Bolivariana, tras tomar 2 vehículos BM4, arrollaron las barreras del Puente Internacional Simón Bolívar hiriendo a varias personas y desertando inmediatamente al lado colombiano en una operación que parecía premeditada.

Durante el resto de la mañana se produjeron algunas deserciones más sin demasiada repercusión. En la frontera brasileña la mayor parte de los problemas se concentraron en las disputas con el pueblo indígena Pemón, donde se reportaron 2 muertos y hay un cruce de acusaciones entre oposición y gobierno sobre la responsabilidad de varios edificios quemados. También ocurrieron incidentes dentro de Venezuela cuando opositores quemaron un autobús gubernamental en Ureña.

Imágenes que después ha utilizado el Secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo para acusar a “bandas de Maduro” de ser las culpables.

A las 09:00 de la mañana hora venezolana como estaba previsto se dio comienzo al reparto de la ayuda humanitaria, para ello los camiones debían sobrepasar los obstáculos. Comenzaron entonces una serie de confrontaciones tanto en los pasos fronterizos como en los pueblos adyacentes entre las fuerzas de seguridad y miembros de la Coalición Ayuda y Libertad, que intentaba ingresar al país el convoy. También hubo concentraciones en Caracas o en Puerto Cabello, donde esperaban la llegada de la ayuda humanitaria. En algunos casos como en Puerto Cabello la asistencia fue muy limitada.

Venezolanos en Puerto Cabello en espera de la llegada de la Ayuda Humanitaria

En el puerto aguardaban la llegada de barcos con cargamento desde Puerto Rico y Curaçao, las Antillas Holandesas, pero el gobierno desplegó 6 fragatas de la armada e impidió el paso, según la Coalición Ayuda y Libertad llegaron a amenazar con fuego de disuasión.

Tras intentos infructuosos de hacer entrar la ayuda humanitaria tanto por Brasil como Colombia se planteó realizar una cadena humana, pero cada vez que los opositores intentaban avanzar hacia el lado venezolano los gases lacrimógenos de las FANB les hacían retroceder.

La PNB lanza gases lacrimógenos en uno de los puentes provocando la retirada de los opositores.

Al tercer intento de cruzar los camiones, y con estos situados ya frente a la GNB y las FANB, estos responden lanzando gases lacrimógenos, la gente huye hacia el lado colombiano y los camiones quedan solos, la situación se tensa y la oposición retoma posiciones lanzando piedras y cócteles molotov, mientras la Policía Nacional Bolivariana defendía posiciones con porras, escudos y gases lacrimógenos.

Arden los camiones

Es en este momento, tras dos horas continuadas de disturbios, cuando en el Puente Francisco de Paula Santander, dos camiones comienzan a arder, surge la duda  sobre quien tiene la responsabilidad. La Coalición Ayuda y Libertad apunta a los gases lacrimógenos, pero esto no es algo posible, pues la carga explosiva por sí misma no es capaz de provocar un fuego, salvo que impactara contra material inflamable.

Uno de los camiones ardiendo ayer

Para comenzar corresponde ubicar donde estaban situados los camiones con la ayuda humanitaria, las fuerzas bolivarianas y las opositoras.

Imagen de los dos camiones ardiendo.

Como se puede observar en esta foto la franja naranja delimita el espacio territorial colombiano del venezolano. Los eventos surgieron entonces en territorio venezolano. La Policia Nacional Bolivariana se mantiene bajo el punto de aduana en la zona señalada en rojo a escasos dos metros del primero de los camiones que no arde. En amarillo se visualiza la zona de los dos camiones ardiendo, y alrededor de ellos en verde los opositores rodeándolos.

La posición de la Guardia Nacional Bolivariana se mantuvo fijada durante toda la jornada como se pudo ver durante largas horas en la emisión online, considerando que el primer camión, el que estaba a dos metros no prendió y que estaban a unos 20 metros del segundo es altamente improbable que ocurriera intencionalmente debido a la lejanía de los cargamentos.

En este caso deberíamos apuntar entonces que como mucho, las probabilidades de que la autoría del incendio fuese de la GNB se limitan a la combinación de las granadas lacrimógenas junto a la gasolina de los opositores, pero para ello debería estar esparcida por los camiones o el propio cargamento debería ser inflamable, en este punto entendemos que la ayuda humanitaria no lo es, lo mas inflamable visto en las cajas es champú de ducha algo que no es lo suficientement inflamable como para provocar el incendio, considerando además que los productos van envasados en sus recipientes, embalados en cajas y recubierto el camión con una lona gruesa que es imposible que arda con una granada lacrimógena. Otras versiones apuntan a que fueron los militares con algún tipo de operación encubierta, pero no hay ninguna prueba que sustente esta hipótesis.

Descartadas el resto de posibilidades solo nos queda que fuera debido al propio material que estaban manipulando los miembros de la Coalición Ayuda y Libertad.

Como podemos ver estaban utilizando cocteles molotov, en el propio vídeo proporcionado por opositores se les puede escuchar decir “Hay que echarle poquito para que rinda la gasolina” mientras la manipulan junto al puesto de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia (DIAN) en suelo colombiano.

Para transportar la gasolina como podemos ver hicieron uso de bidones amarillos/marrones de gasolina que se encontraban por toda la zona.

Encontramos entonces la posibilidad de que accidentalmente estos cócteles lanzados contra la GNB y la gasolina prendiesen la carga y se descontrolara.

En el siguiente vídeo podemos ver como todavía los camiones se mantienen intactos y uno de los opositores lanza un molotov. Se aprecia claramente en los segundos 4 y 5.

Con los camiones ardiendo junto a ellos nos encontramos a otro opositor con uno de los bidones amarillos/marrones presuntamente con gasolina. En este caso el objetivo podría ser rociar el primero de los camiones el más cercano a la GNB que todavía no estaba ardiendo.

Opositor porta un bidón similar a los anteriormente vistos con gasolina

Los lanzamientos de cócteles molotov continuaron durante mas de una hora utilizando los camiones en llamas como escudo.

Continuaron los lanzamientos de Molotov incluso con los camiones ardiendo con riesgo de quemar el primero que no estaba dañado.

Por otra parte se ha podido constatar como algunos miembros de
VoluntariosxVenezuela utilizaron símbolos de la Cruz Roja creando confusión sobre su no participación y violando algunos acuerdos internacionales que prohiben el uso de los símbolos de la ONG

La Cruz Roja se queja de la utilización de símbolos de dicha ONG en la jornada de ayer.

La otra posibilidad del incendio es que fuera intencionado por parte de la Coalición Ayuda y Libertad para difundir una imagen propagandística. Esta opción debe ser probada, sin duda la motivación existe pues el objetivo de la ayuda humanitaria era político y no humanitario, es decir, esparcir una imagen internacional con la cual justificar acciones futuras y exponer al gobierno de Nicolás Maduro ante la comunidad internacional como no humanitario, contrario a cualquier ayuda que paliase a la población y con el que es imposible llegar a un acuerdo. Es evidente por las imágenes y vídeos aquí expuestos que la gasolina es uno de los causantes del incendio, si fue intencionado no queda del todo claro, aunque también hay evidencias al respecto que parecen indicar esto. Después está el hecho de que se incendiaran 2 camiones, si bien es posible que el fuego se esparciera de un cargamento a otro no acaba de entenderse como no se evitó y surgen preguntas de si esto fue posible sino de manera intencional.

Encontramos entonces que todas las pruebas desmienten la posibilidad de que la culpabilidad pueda recaer sobre las fuerzas de seguridad bolivarianas. También entendemos que las posibilidades de que se trata de un accidente fortuito, aunque existen, necesitan de una combinación de factores que desconocemos si se produjeron. Por último, sabemos que hay motivaciones y pruebas que podrían apuntar a una última posibilidad: un falso positivo montado por la Coalición Ayuda y Libertad para culpar al gobierno venezolano.

Ya hay foto

Los medios de medio mundo captaron la foto de los camiones ardiendo y la están difundiendo en todos los foros posibles afirmando sin reparos que la autoria de la quema es de las GNB. Esta mala praxis periodística o connivencia con los poderes que están tratando de intervenir en Venezuela está precipitando el apoyo a popular y político de una intervención militar.

En rueda de prensa, El líder opositor Juan Guaidó denunció la quema de los camiones de ayuda humanitaria por parte del Gobierno. También declaró que todas las opciones estaban encima de la mesa, anunciando una reunión con el grupo Lima y el Viceprensidente estadounidense Mike Pence para el 25 de febrero. “Maduro tiene los días contados, debemos restaurar la democracia en Venezuela” terminó Guaidó. Toda una declaración de intenciones. Mientras tanto el chavismo denunció que la quema de los camiones de ayuda humanitaria se trató de un ataque de falsa bandera para así justificar una futura intervención en Venezuela.

Es prioritario que la comunidad internacional devuelva tanto a la oposición venezolana como al gobierno a la mesa de negociaciones, y toda acción que no sea acordada por ambas partes con el visto bueno de la ONU seguirá generando mas fuegos que aviven una posible escalada militar. Si aun queda algo de cordura en los dirigentes mundiales esta es la opción a seguir a fin de evitar un derramamiento de sangre como el de Oriente Medio.

Sobre el Autor

Author profile

Co-Fundador de Descifrando la Guerra. Sindicalista, defensor de los derechos humanos. Interesado en Conflictos armados y geopolitica internacional. Especialmente Oriente Medio, América Latina y Espacio Post-Soviético.

Author profile

Estudiante de tercer año de Ciencias Políticas en la Universidad de Salamanca. Historiografia, geopolítica y elecciones.

The following two tabs change content below.
Co-Fundador de Descifrando la Guerra. Sindicalista, defensor de los derechos humanos. Interesado en Conflictos armados y geopolitica internacional. Especialmente Oriente Medio, América Latina y Espacio Post-Soviético.